#TEMP
lunes. 27.06.2022

Obama sí cree en los estímulos

Salgado, por el contrario, confía en las medidas de austeridad, mientras el nobel Paul Krugman compara la situación actual con la de los años previos a la Segunda Guerra Mundial.
NUEVATRIBUNA.ES- 06.09.2010

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, presentará hoy un plan de infraestructuras de transporte para los próximos seis años que cuenta con una inversión inicial de 50.000 millones de dólares (38.800 millones de euros), con la que pretende además "impulsar la creación de empleo".   

En concreto, el plan pretende reformar 241.000 kilómetros de carreteras, construir y mantener 6.400 kilómetros de vías férreas y rehabilitar 241 kilómetros de pistas aéreas. Asimismo, pretende poner en marcha un sistema NextGen que reduzca el tiempo de viaje y demoras en el transporte aéreo. Obama confía en contar con el apoyo del Congreso para aprobar este nuevo plan de infraestructuras, tras el fin del anterior programa a finales del pasado año.

En España, por el contrario, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, defendió hoy "la correcta" estrategia basada en la austeridad que ha adoptado la Unión Europea para salir de la recesión, frente al nuevo plan de estímulo económico anunciado por EEUU.

"El crecimiento de la UE, el crecimiento de la zona euro en particular, se está acelerando también con esa estrategia de austeridad y de consolidación fiscal y retirada de estímulos", dijo Salgado al ser preguntada si los Veintisiete han sido demasiado rápidos a la hora de recortar el déficit mientras EEUU prosigue con los planes de estímulo.

Por su parte, el premio Nobel de Economía Paul Krugman comparó hoy la situación actual de la economía estadounidense con la de los años previos a la Segunda Guerra Mundial y reclamó "voluntad política y claridad intelectual" para que se mantengan las medidas de estímulo a fin de evitar cometer los mismo errores que en el pasado.

En un artículo, Krugman apuntó que, pese a que los economistas de Obama prometieron no repetir los errores de 1937, cuando se retiraron las medidas de estímulo demasiado pronto, su programa de apoyo a la economía es demasiado "pequeño" y tenía una duración demasiado corta, como demuestra que los escasos efectos que está teniendo en el desempleo. Recordó además que el déficit público se incrementó en la Segunda Guerra Mundial hasta niveles que no hubieran sido aceptados en otro escenario.

Mientras tanto, en Francia, los principales sindicatos han convocado para este martes una huelga general contra los planes del Gobierno presidido por Nicolas Sarkozy para elevar la edad de jubilación, así como varios manifestaciones en diferentes puntos del país a la que esperan que asistan más de dos millones de personas.

Sarkozy reconoce que el Gobierno está preparado para hacer algunas concesiones, pero recalca que no retrocederá en lo esencial de la reforma: subir la edad mínima de jubilación a 62 años desde los 60, y la edad a la cual los ciudadanos se pueden retirar con una pensión completa desde los 65 años a los 67.

Por su parte, el ministro español de Trabajo, Celestino Corbacho, afirmó hoy que todavía se tardarán "tres o cuatro años" en recuperar el empleo perdido en España por la crisis económica y en volver a una tasa de paro del 10 por ciento, siempre y cuando "las cosas no se tuerzan".

En cualquier caso, Corbacho admitió que la contratación temporal "difícilmente va a cambiar" en el medio plazo, sino que, al contrario, será "una constante en el futuro", a pesar de que ya se aprecian "síntomas importantes" de recuperación económica.

Obama sí cree en los estímulos
Comentarios