miércoles. 22.05.2024

Niño Becerra mete miedo con la crisis en un artículo para promocionar su libro

El economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, tilda de “auténtico despropósito” las afirmaciones vertidas por el economista Santiago Niño Becerra en el diario de PRISA, donde asegura que lo peor de la crisis aún está por llegar.
NUEVATRIBUNA.ES - 16.02.2010

Las reacciones al artículo de Santiago Niño Becerrra publicado en ‘El País’ han comenzado a gotear desde que este martes el economista valenciano asegurara que 2010 será el año del 'crash' y que “lo vivido hasta ahora es sólo la antesala de la crisis sistémica que estallará a partir del próximo verano”, afirmaciones que para el economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, son “un auténtico despropósito”.

“Parece que el hombre ha aprovechado el trampolín de ‘El País’ para hablar de su libro”, continúa Díez en su ‘blog’ de ‘Cinco Días’. El de Intermoney critica el “tufo antisistema” que, en su opinión, desprende el artículo de Niño, y atribuye cierta “lógica”, aunque “alejada de la realidad”, a las argumentaciones del valenciano.

Díez calcula que, para que se cumplieran las predicciones de Niño Becerra, el producto interior bruto –PIB- debería caer un 5 por ciento no sólo este trimestre sino también el siguiente, algo improbable en su opinión, que vaticina que el PIB retorne a tasas positivas al cierre del mes de marzo.

Además, Díez califica de “poco probable” la posibilidad de que la recuperación económica tenga forma de ‘W’, si bien admite que algunos servicios de estudios, como el del BBVA, comparten esta predicción.

Por otro lado, Díez recuerda el trecho que separa la Gran Depresión de la Recesión actual, en contraste con Niño, cuyo análisis refleja un comportamiento similar entre ambas crisis económicas. Sin embargo, Díez destaca que “en los años 20, la economía estadounidense era eminentemente agrícola e industrial, y ahora es de servicios”. Entonces, “no había ningún tipo de protección social y perder el empleo suponía un desplome de tu renta y pasar directamente a la pobreza extrema, algo que no sucede ahora”, explica.

A diferencia de la Gran Depresión, la actuación pública en la crisis actual ha sido muy decidida, añade el de Intermoney. Aunque reconoce que ambas crisis tienen un origen común –el sobreendeudamiento-, explica que, en los años 20, la actuación de Hoover –el presidente norteamericano- fue tímida debido a sus “prejuicios en contra de la intervención pública”, lo que motivó que, en 1933, cuando Roosevel tomó el mando, el PIB hubiera ya caído el 25 por ciento, mientras los precios lo hicieron un 50 por ciento, y la tasa de paro superó el 30 por ciento.

Por último, Díez alerta contra la obsesión mostrada por Niño con el endeudamiento de la banca española, para cuya descripción el economista jefe de Intermoney recuerda a Churchill, que, preguntado sobre su opinión de los franceses, respondió: “No lo sé no tengo el gusto de conocerlos a todos”. Esta analogía le sirve para recordar que buena parte de la banca española es solvente como demuestra, en su opinión, el hecho, de que las entidades españolas llevan tiempo emitiendo su deuda sin avales del Estado “y a costes razonables”.

Entre estas entidades solventes, Díez cita a “Santander, BBVA, el resto de bancos” y a las cajas La Caixa, Unicaja, Ibercaja, tras cuyos nombres añade un “etcétera”, sin mayores precisiones. “Si oyes campanas, recuerda la Biblia”, concluye, en tono humorístico. “No son las del Apocalipsis, sino las de las murallas de Jericó”, añade, tras razonar que “todo apunta” a que el problema del sobreendeudamiento de la economía española “no se ha resuelto todavía”, si bien “todo apunta a que su resolución “será gradual” y no abrupta, como, en cambio, pronostica el economista valenciano.

Niño Becerra mete miedo con la crisis en un artículo para promocionar su libro