sábado. 25.05.2024

La agencia de calificación crediticia Moody's rebajó este juves entre uno y cuatro escalones el 'rating' –calificación- de una treintena de bancos y cajas españolas. La agencia -que ha confirmado las notas de BBVA, Santander y La Caixa- advirtió además que la rebaja hubiera sido mayor si el Estado no estuviera dispuesto a inyectar dinero en las entidades financieras, que sufren la pérdida de valor de sus activos y la rebaja de la nota del Reino de España.

La rebaja de la nota supondrá que las entidades financieras tendrán que pagar más por conseguir financiación. Además, algunos de estos bonos no podrán ser comprados por fondos financieros, ya que estos limitan sus compras a activos de la mejor calidad. 

La decisión podría haber sido peor si la agencia no esperase una intervención del Gobierno en el sector, según ha explicado la analista de Moody’s María Cabanyes. "La rebaja más moderada de su deuda senior refleja las expectativas de que se produzca una ayuda gubernamental en estas entidades si fuera necesario", asegura.

Según detalló la agencia, la rebaja de la nota del sistema financiero español se produce como consecuencia de la decisión de Moody's de degradar el 'rating' de España el pasado 10 de marzo hasta 'Aa2' desde 'Aa1' con perspectiva 'negativa'.

Otras razones que se encuentran tras la rebaja de la nota son la mayor presión sobre la deuda soberana española y las entidades financieras "más débiles", la pérdida de importancia sistémica de varias cajas de ahorros por la consolidación del sector y un previsible entorno de menor apoyo al sector en el futuro.

Banco Pastor, Catalunya Caixa y Banco de Valencia, ‘bonos basura’

En concreto, la calificadora de riesgos ha rebajado en un peldaño la nota de solvencia de una decena de entidades, mientras que quince han visto recortado su 'rating' en dos escalones y el resto, en tres o cuatro niveles.

De este modo, Santander, BBVA y La Caixa mantienen su calificación 'Aa2', que implica una calidad "superior" de su deuda, aunque la agencia sitúa esta valoración en perspectiva 'negativa', lo que abre la posibilidad de recortes de 'rating' a medio plazo.

Por el contrario, Banco Pastor, Catalunya Caixa y Banco de Valencia han visto rebajada la calidad de su deuda hasta 'Ba1', dentro del llamado grado especulativo o 'bono basura'. En concreto, las dos primeras entidades han sufrido una rebaja de cuatro peldaños, la más acusada entre las entidades analizadas, mientras el recorte en el caso de la nota de Banco de Valencia ha sido de tres escalones.

Asimismo, la nota de solvencia de otras nueve entidades (Cajamar, Novacaixagalicia, BBK, Caja España, Caja de Ahorros Municipal de Burgos, Caja de Ahorros de Avila, Caja de Ahorros de Segovia, Ahorro Corporacion Financiera y Lico Leasing) queda fijada en 'Baa3', al borde del 'bono basura'

Entre las entidades que han sufrido una rebaja de sólo un escalón se encuentran Unicaja y la CECA, cuyos 'ratings' pasan a 'A1' desde 'Aa3' con perspectiva 'negativa, Bankinter, que pasa a 'A2' con perspectiva 'negativa', Caja Vital, Caja Rural de Navarra y Banco Sabadell, cuyas notas se sitúan en 'A3' con perspectiva 'negativa', así como Caja Rural de Granada, Caja de Ahorros de la Rioja y Bancaja, cuyos 'ratings' bajan a 'Baa1'.

Por su parte, Banco Popular y Banesto han visto rebajada su nota de solvencia en dos escalones, desde 'Aaa3' a 'A2' con perspectiva 'negativa', así como Banca March, Ibercaja y Santandaer Consumer Finance, cuyos 'ratings' han bajado a 'Baa1' desde 'A2' con perspectiva 'negativa'.

En el caso de las notas de Caja Laboral, Cajastur, CAM y Caja Cantabria, el recorte también ha sido de dos peldaños, hasta situarse en 'Baa2' desde 'A3'.

Por su parte, Caja Madrid sufre una rebaja de tres escalones en su 'rating', que pasa a situarse en 'Baa1' desde 'A1' con perspectiva bajo revisión, lo que implica una calidad "aceptable".

La prima de riesgo española respecto a los bonos alemanes a diez años resistía el impacto de la rebaja de Moody's y de la crisis política en Portugal por debajo de la cota de los 200 puntos básicos, con un rendimiento del 5,183%.

En plazos de vencimiento más cortos, la rentabilidad de la deuda española se situaba en el 4,181% en el caso de los bonos a cinco años y en el 3,218% en el de los bonos a tres años, mientras que el rendimiento de la deuda a dos años se situaba en el 2,893%.  

Moody's rebaja a tres entidades a ‘bonos basura’