miércoles 21.08.2019
OCU | CONSUMIDORES

Once millones de coches "trucados": ¿quién pagará el engaño de Volkswagen?

OCU ofrece unas serie de recomendaciones a los dueños de los vehículos trucados por el fabricante alemán. 

OCU | Un programa en la computadora que detecta si el coche está siendo sometido a una las-mentiras-de-volkswagen-se-paganprueba de gases contaminantes (analizando la posición del volante, la velocidad y la actividad del motor), y que reacciona haciendo funcionar el motor de otra manera, para trucar el resultado y parecer menos contaminante de lo que realmente es.

Este es el escándalo que golpea a la línea de flotación de Volkswagen, emblema de la eficiencia alemana y marca que más vende en España.

No es la primera vez que se pilla en falso a Volkswagen. Hace un año, la asociación italiana Altroconsumo demostraron que el Volkswagen Golf 1.6 TDI Bluemotion consumía 5,8 litros cada 100 kilómetros, en lugar de los 3,8 litros que aseguraba el fabricante. 

Tras unas caídas en Bolsa que podrían convertirse en debacle, Volkswagen ha anunciado que llamará a todos los conductores con un coche "trucado". Hablamos de unos 11 millones de vehículos diésel. 

Al quitar el dispositivo de trucaje, el coche dirá la verdad y será tan contaminante como realmente es (como siempre ha sido), pero pasará la ITV sin problemas, ya que los niveles siguen estando muy por debajo de los límites europeos.  

Si te llaman, te van a pedir perdón. Pero con eso no basta:

  • Si van a quedarse con tu coche más de unas pocas horas, exige un coche de sustitución o transporte alternativo. 
  • En ningún momento pueden cobrarte un solo euro. 
  • En ningún caso pueden reducir la potencia de tu coche. 
  • Exige un documento desglosado en el que figuren las actuaciones realizadas. 
  • Si tienes dudas, contacta con Volkswagen. 

La Organización Europea de Consumidores​ exige una investigación a fondo

¿A cuántos vehículos afecta realmente este engaño? ¿Es Volkswagen la única marca implicada? 

La Organización Europea de Consumidores (BEUC), de la que OCU forma parte, exige una investigación exhaustiva por parte de la Comisión Europea sobre las emisiones contaminantes y el consumo de combustible de los coches que se venden en Europa.

Quedan por valorar las implicaciones económicas de este engaño: 

Si el impuesto de matriculación de estos vehículos sube (al cambiar su categoría de eficiencia), ¿quién va a pagar ese incremento? 

Si el coche fue comprado con una ayuda vinculada a sus características poco contaminantes (por ejemplo, el Plan PIVE), ¿qué va a pasar ahora?

Desde OCU lo tienen claro: el consumidor no debería hacerse cargo de ninguno de estos hipotéticos gastos, que deben correr de cuenta de Volkswagen. Quien hace trampa, paga

Comentarios