#TEMP
viernes 27/5/22
AGENCIAS / NUEVATRIBUNA.ES - 30.05.2009

Las plantas de Opel en Europa tienen de momento garantizada su supervivencia, gracias al acuerdo alcanzado entre la casa Matriz General Motors y el fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna, con la ayuda económica del Estado alemán, que no podrá impedir un profundo recorte de plantilla.

"El acuerdo ofrece una perspectiva para el futuro de Opel y supone una oportunidad que se han merecido los trabajadores, sobre todo habida cuenta de que no son responsables de una situación que se deriva de la mala gestión de General Motors en Estados", dijo este sábado la canciller Angela Merkel.

Con ello comentó los resultados de una larga y complicada negociación que tan sólo en esta semana vivió dos sesiones nocturnas y de la que el ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, dijo no sentirse entusiasmado.

Guttenberg confesó haber cedido a la opinión mayoritaria de sus colegas del gabinete y que él hubiera optado por la insolvencia de Opel.

El plan de supervivencia de Opel contempla una inyección de liquidez inmediata por parte de Magna de 300 millones de euros, reclamación que la casa matriz General Motors planteó a última hora y que hizo tambalear el acuerdo en su conjunto.

El Estado y los cuatro "Lnder" alemanes con plantas de Opel habilitarán créditos por un total de 1.500 millones, repartidos a partes iguales y concedidos a través de bancos públicos.

Mientras continúan las negociaciones entre Magna y General Motors para llevar a buen puerto lo que hasta ahora sólo es un preacuerdo (memorándum of understanding) se creará una entidad fiduciaria encargada de administrar el negocio europeo de GM.

Magna, con una plantilla de 70.000 empleados en 25 países, cuenta con la ayuda para su operación en Opel del consorcio ruso GAZ, que produce desde turismos y camiones hasta vehículos blindados.

La oferta inicial que hizo Magna a Opel prevé una inversión propia y del banco ruso Sberbank de 700 millones de euros, de los que una parte estaría garantizada por el Gobierno alemán.

Por lo que se conoce de sus planes, Magna -al igual que Fiat- se planteaba recortar unos 10.000 puestos de trabajo, en el total de 52.000 que tiene Opel en varios países europeos -Alemania, Suecia, Reino Unido, Bélgica, Polonia y España-, de los cuales 25.000 corresponden a las plantas germanas, donde asimismo está la central.

Magna y General Motors alcanzan un acuerdo sobre Opel
Comentarios