#TEMP
viernes 27/5/22

Los sindicatos miran al cielo de Moncloa esperando una señal para reabrir el diálogo

El Gobierno no desea seguir por la vía de la confrontación y modera el tono. Los líderes de CCOO y de UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, piden al Ejecutivo cambios en “algunos aspectos” de la reforma laboral. Los sindicatos ya tienen preparado su calendario de movilizaciones.
> Banegas no quiere dependencias políticas
> JAVIER LÓPEZ: Del 29-S al 18-D
NUEVATRIBUNA.ES – 15.11.2010

Dos años después de que el Gobierno cediera el timón del diálogo social, algunas voces exigen ahora a los sindicatos un cambio radical de estrategia. Cuando la crisis de las deudas golpea con crudeza a Irlanda, estas voces exigen soluciones rápidas. Mientras, la patronal continúa desaparecida. Y todas las miradas se vuelven hacia los sindicatos, después de que, el pasado viernes, las centrales rechazaran la vuelta al diálogo social.

Hoy, los líderes de CCOO y de UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, suavizaron su negativa a participar en el diseño de la política económica. Tras asistir a la toma de posesión de Marcos Peña (CES), Toxo y Méndez insistieron en que el Ejecutivo debe revertir “algunos aspectos” de la reforma laboral, en concreto, “los más duros”, según reiteraron, tras pedir asimismo la retirada de la pretensión de atrasar la edad de la jubilación hasta los 67 años.

Por su parte, el Gobierno, por boca de los ministros de Economía y de Trabajo, Elena Salgado y Valeriano Gómez, ha insistido en tender la mano a los sindicatos. En particular, el Ejecutivo ofrece diálogo sobre tres asuntos, como son: la reforma de las pensiones, la de la negociación colectiva y las políticas activas de empleo.

El pasado viernes, las centrales reclamaron a Zapatero una “señal” que les permita volver a un Diálogo Social roto tras la huelga del 29 de septiembre. Esa señal, interpretan algunos, podría ser alguna concesión en materia de pensiones, lo que permitiría a los sindicatos presentarlo como una victoria y evitar sufrir ante sus bases una grave deslegitimización. En este sentido, el ministro de Trabajo confirmó hoy que el Gobierno apurará el plazo previsto para que el Congreso saque adelante la reforma de las pensiones.

La situación internacional añade presión al Ejecutivo. Con el incendio desatado en Irlanda, el Gobierno se vio hoy obligado a repetir de nuevo como un mantra que España “ni era Grecia, ni es Irlanda, ni lo será nunca”. La afirmación del ‘número dos’ de Economía, José Manuel Campa, no olvidó, sin embargo, incluir que España cumplirá con su programa de reformas, entre las cuales Campa citó la reforma de la negociación colectiva.

Los sindicatos parecen comenzar a reconocer –ímplicitamente- las dificultades existentes a la hora de intentar forzar al Gobierno a dar marcha atrás en materia laboral. Así, Toxo dijo hoy sentirse aliviado por que el ministro de Trabajo no haya repetido que el Gobierno legislará por su cuenta en materia de negociación colectiva, si empresarios y sindicatos no llegan a un acuerdo.

Valeriano Gómez se enfrenta también al reto de atraer al diálogo a una patronal descabezada y que ha obtenido buenos réditos de la pasividad. CEOE anda envuelta en un proceso electoral. Con todo, el líder de CCOO opinó hoy que la patronal no debería renunciar a dar un empujón a la reforma de la negociación colectiva.

El calendario sindical aparece marcado en rojo hasta las próximas Navidades. Las centrales han previsto un extenso programa de movilizaciones que se iniciará el 15 de diciembre, con un acto de protesta de ámbito europeo. Tras días después, las protestas saldrán a la calle en las principales capitales españolas. En las pancartas figurará un amplio catálogo de objetivos. Algunos interpretan que, tan extenso repertorio, desdibuja la protesta. Quizás para entonces haya ganado peso la reclamación contra la patronal, a la que los sindicatos acusan de “bloquear” la firma de convenios y la reforma de la negociación colectiva. Por el momento, las centrales continúan mirando al cielo de Moncloa, esperando una “señal”.

Los sindicatos miran al cielo de Moncloa esperando una señal para reabrir el...
Comentarios