lunes. 24.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES/ AGENCIAS - 15.04.2010

El ex presidente del Gobierno y presidente de FAES, José María Aznar, acusó hoy a Gobierno y sindicatos de "alegrarse" con cada nuevo parado y pidió más incentivos a la contratación a las empresas, días después de que el Gobierno haya presentado una propuesta de reforma laboral que la patronal considera insuficiente.

   "La izquierda se alegra cada vez que alguien cae en la red de seguridad de la protección social", afirmó Aznar durante su intervención en un foro organizado por FAES y el centro de estudios europeos CES, en la que acusó al Gobierno de no poner en marcha las medidas adecuadas para crear empleo.

   En este sentido, sostuvo que el Gobierno "tiene que terminar de asimilar que quienes crean empleos son las empresas, que las empresas deben tener incentivos para contratar, que no se puede obligar a un empresario a contratar, que las rigideces de los mercados de trabajo desincentivan al empresario y que un alto coste fiscal del empleo reduce el número de trabajadores empleados".

El ex presidente se refería así al proceso de negociación entre empresarios y sindicatos, un asunto en el que hoy terció el director de Relaciones Laborales de la CEOE, José de la Cavada, al destacar la necesidad de un mercado de trabajo "flexible" y una negociación colectiva "asumible".

De la Cavada explicó en Santander que los empresarios demandan más reformas porque existen problemas que han aflorado con esta "singular crisis". En su opinión, lo más importante ahora es que la negociación colectiva se "adapte" a las necesidades de las empresas. "Hay que dar pasos inteligentes; racionalizar; poner plazos; y concatenar la negociación colectiva para que sea asumible por los empresarios" indicó.

   Por otro lado, el director de Relaciones Laborales de CEOE señaló que es "representativo" de la situación respecto al mercado de trabajo que el 76 por ciento de las extinciones de contrato acaben en indemnizaciones de 45 días por año trabajado, "la más alta de las recogidas en la normativa".

   "Los empresarios optamos por el coste indemnizatorio más elevado ante el no funcionamiento de las previsiones legales respecto a los despidos colectivos procedentes", señaló De la Cavada, quien destacó que es necesario que se aplique "automáticamente" la legislación en los despidos colectivos económicos procedentes, "con la indemnización prevista de 20 días por año con el límite de 12 meses, y que el despido improcedente tenga por límite máximo 33 días año con el límite de dos años", concluyó.

TOXO VE UN ATAJO PARA REBAJAR EL DESPIDO

Por su parte, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, aseguró hoy que "da la sensación" de que el Gobierno español, tal y como ha planteado la posibilidad de adoptar el modelo laboral austriaco, "ha encontrado una especie de atajo para reducir los costes del despido haciendo un ensayo a través del contrato de fomento de la contratación estable". "No me parece la vía mas adecuada, sinceramente, pero hay espacio para la discusión", alegó.  

Asimismo, el presidente de ACS, Florentino Pérez, también intervino hoy en la polémica sobre la reforma laboral al considerar que se debe lograr "lo antes posible" el objetivo de alcanzar un acuerdo "sólido y consensuado" sobre esta reforma, que "agilice el mercado de trabajo y promueva la creación de empleo".

Los despropósitos de Aznar: ahora dice que "la izquierda se alegra" con cada nuevo...