miércoles. 17.04.2024

nuevatribuna.es | 17.12.2010

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se han comprometido este viernes en el último Consejo Europeo de este año a hacer todo lo que sea necesario para defender la estabilidad del euro, pero no han logrado acordar nuevas soluciones definitivas para la crisis de deuda que afecta a la eurozona, especialmente a los países periféricos como Irlanda, Grecia, Portugal o España.

De momento, no se aumenta la dotación del fondo de rescate de 750.000 millones de euros aprobado en mayo para asistir a los países con problemas para refinanciar su deuda, ni tampoco se flexibilizará su uso para comprar bonos o dar líneas de crédito preventivas, como defendía España. Tampoco se lanza la emisión de eurobonos, como ha propuesto Italia y el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker. Todas estas iniciativas han sido rechazadas por Alemania.

Pero pese a ello, ninguna de estas soluciones se descarta definitivamente y se podrían poner en marcha más adelante si la crisis de deuda empeora.

"Hay muchas ideas en el mercado de ideas. Algunas son muy interesantes y otras menos. Pero hay que evitar efectos de anuncio que no vayan seguidos de resultados", ha explicado el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, al término del Consejo Europeo.

Barroso ha defendido que antes de anunciar nuevas soluciones para la crisis de deuda de la eurozona hay que garantizar "no sólo que sean factibles técnicamente sino también que generen consenso político".

Por su parte, el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha reiterado que en este momento "no se plantea el problema" de aumentar el fondo de rescate de 750.000 millones de euros, puesto que sólo se ha utilizado un 4% en el salvamento de Irlanda. Pero ha agregado que "si se planteara haríamos lo que fuera necesario".

Van Rompuy ha eludido expresar su opinión sobre la emisión de eurobonos por considerar que "no contribuiría al debate". "Una buena idea debe madurar y discutirse plenamente antes de que esté preparada para tomar una decisión. Sólo en ese momento deberíamos hacerla pública". "No nos haremos ningún favor si hacemos públicas buenas ideas de forma prematura", ha insistido.

Los jefes de Estado y de Gobierno han ratificado el acuerdo alcanzado el jueves por la noche para realizar una modificación limitada del Tratado de Lisboa que permita crear un fondo de rescate permanente para países después de 2013, fecha en la que expira el actual mecanismo. La principal novedad del fondo permanente es que prevé la participación de los bancos privados en futuros rescates, pero no de forma automática y previa a la ayuda, como defendía Alemania, sino caso por caso y como último recurso.

Asimismo, los líderes europeos han aprobado una declaración política en defensa del euro en la que subrayan que "harán lo necesario para garantizar la estabilidad de la zona del euro en su conjunto". Los Veintisiete se comprometen en concreto a continuar con el rescate de Grecia e Irlanda, mantener las políticas de ajuste, acelerar las reformas estructurales, aprobar las nuevas sanciones para los países con déficit y desequilibrios excesivos antes de verano de 2011 y llevar a cabo nuevas pruebas de estrés en el sector financiero.

Los 27 se comprometen a defender el euro pero no logran pactar nuevas soluciones para...