#TEMP
martes 24/5/22

¿Bastará la prohibición de las posiciones cortas en Bolsa para aliviar la presión de los inversores sobre la deuda española?

En los últimos días estamos viviendo una alta volatilidad de la Bolsa española, que ha ido acompañada de un espectacular repunte de la prima de riesgo, situada en niveles récord. Esta situación de máxima preocupación ha llevado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a prohibir, por segunda vez en menos de un año, las posiciones cortas sobre las acciones, esta vez de todas las empresas que cotizan en Bolsa y no sólo de las entidades financieras, una medida que aplaudimos los Técnicos de Hacienda pero que no es suficiente para aliviar la presión que viene sufriendo la deuda española.

Es por ello que esta medida tendría que ir acompañada también de la prohibición de las posiciones cortas en el mercado secundario de deuda pública, lo que reduciría la especulación en contra de los bonos de deuda españoles, cuyo diferencial con los alemanes es muy elevado.

El impacto económico de esta segunda medida ha sido cuantificado por los Técnicos y supondría evitar unos sobrecostes de más de 1.400 millones de euros anuales en la financiación del Estado. De mantenerse al menos un año, conseguiría un ahorro que equivale al recorte en las prestaciones por desempleo o en las ayudas para dependencia.

Para entender mejor el calado de esta decisión, es importante saber que las posiciones cortas son adoptadas por aquellos inversores que prevén una caída de la Bolsa o de algunos de sus valores e intentan sacar un beneficio económico de ello, contribuyendo a amplificar la caída. Especialmente en el mercado español, detrás de los inversores cortos o bajistas –las posiciones largas son para aquellos que compran acciones con intención de venderlas a un precio mayor– suelen estar grandes fondos de inversión e inversores institucionales que, al tener una gran cantidad de títulos, ejercen una fuerte influencia en la evolución de la Bolsa y de la prima de riesgo a través del mercado secundario de deuda.

Por tanto, consideramos que la iniciativa de la CNMV es muy oportuna, pero tendrá pocos efectos sobre las debilitadas arcas públicas si no se actúa también en el mercado de deuda.

Contesta Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos de Hacienda

(GESTHA)

Las posiciones cortas en Bolsa
Comentarios