martes. 21.05.2024
NUEVATRIBUNA.ES - 03.03.2009

La fiesta terminó. La economía madrileña, lejos de ser la locomotora de España, se ha disuelto como un azucarillo al contacto con una crisis que deja 140.000 nuevos parados en el último año. En este contexto, los sindicatos saldrán a la calle en Madrid con dos objetivos. Por un lado, presionar a Aguirre para que el gobierno regional firme un plan de choque. Y por otro advertir a los empresarios del riesgo de “confrontación” que existe si estos insisten en abaratar “aún más” el empleo, según advirtieron los líderes sindicales madrileños que han convocado una manifestación para el próximo 19 de abril en las calles de la capital.

Los secretarios generales de Comisiones Obreras y de UGT de Madrid, Javier López y José Ricardo Martínez, respectivamente, instaron el martes a la Presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, a olvidar los “escándalos, los espías y la corrupción” que a su juicio han caracterizado la política madrileña los últimos tiempos, a fin de aprobar en el plazo de “un mes” un Plan de Choque con medidas “urgentes” que sirvan para dotar de liquidez a empresas y familias; reactivar la economía; y asegurar la protección a los parados, que permitan paliar la situación de “emergencia” económica que vive la Comunidad de Madrid, donde el paro creció más de un 50 por ciento en el último año, hasta afectar a cerca de 390.000 personas en total, con gran incidencia entre los jóvenes, los inmigrantes y los hombres de 30 a 45 años, especialmente del sector de la construcción.

La primavera ‘caliente’ madrileña comenzará en pleno invierno, con las manifestaciones previstas en el mes de marzo en localidades como Getafe, Móstoles, Arganda, Villalba y Aranjuez, después de la que tuvo lugar hace tres semanas en Alcalá de Henares. Más tarde, el día 19 de abril, los representantes de los trabajadores marcharán en Madrid en una manifestación, que será preludio de las tradicionales movilizaciones del Primero de Mayo, y que, “probablemente”, dijo hoy López, vengan seguidas de una gran manifestación para todo el sur de Europa que también recorrería las calles de Madrid.

Los sindicatos cargaron el martes contra los empresarios madrileños y en concreto contra el presidente de CEIM, Arturo Fernández, a quien acusaron de pretender “crear más paro” al proponer un contrato anticrisis que reduzca la indemnización por despido hasta 20 días por año trabajado. Por el contrario, según CCOO, en la actualidad, los trabajadores despedidos en España cobran de media una indemnización de 19,1 días por año trabajado, incluso por debajo de la propuesta de la patronal madrileña.

700.000 contratos temporales

Cerca de setecientas mil personas trabajan en la Comunidad de Madrid con un contrato temporal, según los sindicatos. La alta tasa de temporalidad demuestra que el “problema no es despido barato”, afirmaron los representantes sindicales, al tiempo que criticaron la petición de la patronal CEOE de “eliminar trabas” a la hora de aprobar los expedientes de regulación de empleo (ERE), lo que, en opinión de López, supondría un nuevo “abuso” de los empresarios.

Además, los sindicatos criticaron con dureza la pretensión empresarial de privatizar empresas públicas. En su lugar, los representantes de los trabajadores insistieron en la necesidad de sentar las bases de un crecimiento económico más “sano”, en las antípodas del “ladrillismo barato” que, según López, ha caracterizado la actividad productiva principal en la Comunidad de Madrid.

El secretario general de UGT-Madrid, José Ricardo Martínez, instó al Gobierno regional a “exprimir la capacidad de endeudamiento” de la Comunidad de Madrid., tras advertir a los empresarios y al Ejecutivo de que “el desacuerdo tendrá consencuencias”. En este sentido, Martínez insistió en que Aguirre debe “salir de esa urna ideológica neoliberal y respirar el mismo aire que el resto”, dijo.

Fuentes sindicales señalaron a nuevatribuna.es que el Gobierno regional se ha visto “sorprendido” por la pretensión de los sindicatos de aprobar un plan de choque en el plazo máximo de un mes. Este plan contiene medidas destinadas a reactivar la economía, aliviar la restricción del crédito de empresas y familias, reformar el servicio regional de empleo, y dotar de protección a los desempleados madrileños.

Según las mismas fuentes, los sindicatos pretenden lograr que el Gobierno de Aguirre aporte fondos a este plan de choque, lo que, a su vez, ha chocado con la política de ‘austeridad’ de la que presume el gobierno regional.

Sin embargo, los sindicatos se muestran optimistas respecto a la marcha de las dos reuniones que los representantes de los trabajadores mantendrán esta semana con altos cargos del Gobierno regional.

La "urna neoliberal" de Aguirre solivianta a los sindicatos mayoritarios en Madrid