viernes. 21.06.2024

nuevatribuna.es | 07.12.2010

Fin al secreto bancario y nuevo impulso al intercambio de información fiscal... a partir de 2015. Los ministros de Economía de la Unión Europea han aprobado por unanimidad una norma que acabará con el secreto bancario en las investigaciones contra el fraude y la evasión fiscal. La directiva sobre el secreto bancario -todavía vigente en países como Luxemburgo o Austria- se acompaña además de un protocolo de intercambio de información fiscal entre gobiernos que entrará en vigor dentro de cinco años.

Los miembros de la UE tratan de evitar que los defraudadores aprovechen las limitaciones territoriales de las autoridades fiscales para esconder los ingresos obtenidos. Así la directiva mejora la cooperación entre los Estados miembros y el intercambio de información para poder determinar correctamente la cantidad de impuestos que se les adeudan.

LUXEMBURGO Y AUSTRIA RETIRAN EL VETO

   La directiva establece que, en el marco de una investigación por fraude fiscal, un Estado miembro no podrá denegar información sobre un contribuyente del país que solicite los datos aduciendo únicamente que esta información está en manos de un banco o de otra institución financiera.

   De este modo, se acaba con el secreto bancario en las relaciones entre autoridades fiscales cuando un Estado miembro solicitante controla la situación fiscal de uno de sus contribuyentes residentes. El acuerdo ha sido posible después de que Luxemburgo y Austria retiraran su veto.

INTERCAMBIO DE INFORMACIÓN A PARTIR DE 2015

La directiva también introduce un intercambio automático de información, aunque de manera paulatina, para ocho categorías de ingresos y capital (rendimientos del trabajo, honorarios de director, dividendos, incrementos de capital, derechos de autor, productos de seguro de vida, pensiones y propiedad de bienes inmuebles y rendimientos inmobiliarios).

Desde 2015, los Estados miembros comunicarán automáticamente información sobre un máximo de cinco categorías, siempre que esta información esté realmente disponible (pero no estarán obligados a enviar más información de la que ellos reciban). Antes del 1 de julio de 2017, la Comisión elaborará un informe sobre la posibilidad de extender el número de categorías a ocho y eliminar la condición de que la información esté disponible.

La UE retrasa hasta 2015 el intercambio automático de datos sobre ingresos y capital