#TEMP
martes 17/5/22

La patronal quiere despedir a funcionarios

El PSOE y el PP se han desmarcado de la propuesta aunque los 'populares' piden “reordenar” el sector público, lo que significa echar a la calle a la mitad de los trabajadores temporales que trabajan en la Administración General del Estado. Lacasa se retira de la carrera por la presidencia de la CEOE.
NUEVATRIBUNA.ES /L.M. - 26.10.2010

Los funcionarios están bajo el punto de mira de la patronal. Tras las declaraciones de ayer del nuevo presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Isak Andin, quien pidió que los empleados públicos puedan ser despedidos, el secretario general de CEOE, José María Lacasa, evitó hoy desmarcarse de la propuesta y se mostró de acuerdo con que una parte de sus retribuciones se vinculen a la productividad, tal y como propuso Andin. “¿Ustedes se imaginan a jueces, policías o guardias civiles elegidos, contratados y despedidos con criterios políticos?”, se preguntó el PP, el principal partido de la oposición que pretende, no obstante, despedir a la mitad de los temporales que trabajan en la Administración General del Estado.

El secretario general de CEOE evitó desmarcarse de la propuesta formulada este lunes por el presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Isak Andin, quien se estrenó en el cargo pidiendo una reforma que permita poner de 'patitas en la calle' a los empleados públicos. Lacasa no apoyó hoy directamente la propuesta pero sí se mostró a favor de que los funcionarios cobren parte del salario por objetivos, ligados a la productividad. “Es muy positivo para la economía y la creación de empleo”, afirmó Lacasa tras presentar el juicio que los empresarios hacen del Presupuesto para 2011, y después de descartarse a sí mismo en la lucha abierta por suceder a Gerardo Díaz Ferrán al frente de la patronal.

En cuanto a los funcionarios, PP y PSOE se desmarcaron rápidamente de la propuesta empresarial y alabaron la actual “independencia” de que gozan los empleados públicos españoles. Eso sí, el PP se mostró partidario de “reordenar” el sector público lo que incluye despedir a la mitad de los temporales que trabajan actualmente en la Administración General del Estado. Con estos despidos, el PP calcula que podría ahorrar unos 20 millones de euros, según detalló este martes la portavoz 'popular' en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría.

Según los datos de la Federación de Asociaciones de los Cuerpos de la Administración General del Estado (Fedeca), en enero trabajaban en la Administración General del Estado unos 5.275 temporales -entre interinos y personal de confianza-, lo que supone un 2,2 por ciento del total (unos 241.000 trabajadores). La cifra es muy inferior a la de las comunidades autónomas donde un 23 por ciento de los trabajadores son interinos o personal de confianza (unos 310.000), sobre un total de 1.350.000 trabajadores. En los Ayuntamientos, el número de interinos (y personal de confianza) asciende al 6,7 por ciento del total, que suma 580.000 personas; sin embargo, en las corporaciones locales el número de personal laboral casi triplica y sextuplica, respectivamente, al de la Administración General del Estado (21 por ciento) y las comunidades autónomas (11 por ciento), ya que un 60 por ciento de las personas que trabajan para los ayuntamientos son personal laboral.

CEOE CARGA CONTRA EL GOBIERNO

Además del asunto de los funcionarios, CEOE presentó hoy sus reflexiones sobre las cuentas del Estado para 2011. Para la patronal, el esfuerzo fiscal planeado por el Gobierno es “insuficiente” ya que no despeja el peligro de sufrir nuevas crisis de deuda el año que viene. Según detalló el presidente de la Comisión de Economía de la empresarial, José Luis Feito, las cuentas públicas exigen un “esfuerzo exagerado” al Estado y “apenas exigen esfuerzo” a las administraciones territoriales.

Además, Feito acusó al Gobierno de haber diseñado “mal” el esfuerzo fiscal. En su opinión, el Ejecutivo ha concentrado el recorte en la Administración General del Estado, lo que “corta bruscamente” el gasto productivo. Feito recriminó además al Gobierno que preside Zapatero por subir los impuestos “más dañinos” para el crecimiento económico del futuro. En su opinión, si se corta el crecimiento, “será mucho más difícil lograr reducciones ulteriores del déficit”, afirmó tras pedir nuevas reformas y tildar de “fallida”, por insuficiente, la reforma del mercado de trabajo.

En cuanto a la negociación colectiva, CEOE trató de despejar los recelos de UGT cuyo secretario de acción sindical, Toni Ferrer, ha acusado hoy al Gobierno de manejar los tiempos a favor de la patronal, que, a su vez, estaría, según Ferrer, de brazos cruzados a la espera de que el Ejecutivo legisle también en este ámbito, como ya hiciera en el ámbito de la reforma laboral.

Lacasa, que confirmó que Jesús Banegas y probablemente Santiago Herrero se suman a Joan Rosell en la carrera por la presidencia de CEOE, reiteró el interés de la patronal por lograr mejoras para las empresas en materias como la “contratación y la flexibilidad interna” y se permitió además ofrecer algún consejo al nuevo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez. “Lo que tiene que hacer es desarrollar el diálogo social como está previsto”, dijo tras reconocer que ya ha mantenido un “breve” contacto con Gómez e informar de que el actual presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ha mantenido ya un “encuentro” con el nuevo titular de Trabajo.

Lacasa juzgó que seis meses es tiempo suficiente para alcanzar un acuerdo sobre negociación colectiva, dijo en referencia al plazo dado por el Gobierno a esta mesa bilateral, que acaba el 18 de marzo. Además confió en fijar “rápidamente” un calendario junto a los sindicatos ya que, añadió, la reforma de la negociación colectiva es un asunto “clave” para los empresarios. “Espero que los próximos días podamos empezar los contactos técnicos”, concluyó.

La patronal quiere despedir a funcionarios
Comentarios