domingo. 21.07.2024
NUEVATRIBUNA.ES/ L.M.- 24.11.2010

Empresarios y sindicatos criticaron hoy la reunión que el próximo sábado mantendrá el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con los representantes de las 30 mayores empresas españolas. Según el portavoz de CCOO, Fernando Lezcano, la reunión –que servirá, según fuentes gubernamentales, para que el Gobierno gestione nuevos pedidos para estas empresas en el exterior- no es más que otro “golpe de efecto”. Por su parte, el presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, lamentó que Moncloa pretenda ‘puentear’ con esta reunión el papel de la confederación empresarial como interlocutor.

El Gobierno matizó este miércoles su declaración de intenciones sobre la reunión que mantendrán el sábado el jefe del Ejecutivo y los presidentes de las principales empresas españolas. Hoy el ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, afirmó que el Gobierno quiere “escuchar” y “ayudar” a estas grandes compañías -entre las cuales figuran Banco de Santander, BBVA, Repsol, Cepsa, Sacyr- sin ofrecer mayores precisiones. Ayer, martes, sin embargo, en fuentes gubernamentales se hablaba de que Zapatero ofrecerá a las empresas actuar como muñidor de nuevos pedidos para estas compañías en el exterior.

Por su parte, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, mostró su conformidad con la reunión sólo en el caso de que la cita sirva para “movilizar la inversión”. En cambio, si se trata de un “golpe de efecto”, advirtió, “el Gobierno haría mejor en concentrar los esfuerzos en otros asuntos”. Preguntado sobre si pedirá una cita con el Presidente para complementar los efectos de la reunión con los empresarios, Toxo presumió que “no merece la pena” y señaló una serie de temas prioritarios, como las pensiones, la reforma fiscal y de la energía. “Para esas cosas sí nos puede llamar el Presidente”, reiteró.

El portavoz de CCOO, Fernando Lezcano, criticó la apuesta del Gobierno y la enmarcó dentro de una política de “meras operaciones cosméticas” que, a su juicio, lleva a cabo el Ejecutivo. Para Lezcano, la reunión es otro “golpe de efecto” que sigue la línea emprendida con la última remodelación del Gobierno y la llamada nueva agenda social, afirmó. Todo ello a pesar, continuó el sindicalista, de que el ciudadano español “no es tonto” y “sabe que esto no va de golpes de efecto sino de políticas”.

La reunión anunciada entre Zapatero y los empresarios tampoco ha caído bien en la patronal CEOE. “No entiendo esa idea del presidente del Gobierno de reunir a 25 empresarios si tiene CEOE a su disposición, afirmó el presidente de la confederación empresarial, Gerardo Díaz Ferrán, quien instó a Zapatero a seguir las recetas formuladas desde la patronal para salir de la crisis. “Esos consejos ya están hechos”. “Los tiene el presidente en su despacho”. “Lo que hay que tener es la valentía para acometerlos”, sentenció.

SILENCIO EN LAS EMPRESAS CONVOCADAS

Mientras tanto, las empresas llamadas a participar en la mini-cumbre con Zapatero –que tendrá lugar este sábado en el Palacio de la Moncloa por espacio de tres horas- guardan un discreto silencio y rehúsan hacer comentarios sobre sus expectativas ante la cita.

Por su parte, el ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, confío hoy en que las grandes empresas se muestren dispuestas a cumplir un “papel fundamental” en la recuperación económica. En su opinión, estas grandes compañías –la mayoría con presencia en el exterior- son las que tienen “capacidad para regenerar el tejido productivo” y arrastrar más tarde a las ‘pymes’ y al resto de la economía.

Las empresas que estarán representadas en la reunión son Acciona, ACS-Dragados, la patronal automovilística Anfac, Banco Santader, Banco Popular, BBVA, Caja Madrid, Cepsa, El Corte Inglés, Ebro, Endesa, FCC, Gamesa, Gas Natural, Grifols, Ferrovial, Cooperativa Mondragón, Iberdrola, Iberia, Inditex, Indra, La Caixa, Mapfre, Mercadona, OHL, Repsol, Sacyr-Vallehermoso, Sol Melia, Telecinco y Telefónica.

La mini-cumbre empresarial de Zapatero exaspera a patronal y sindicatos