lunes. 22.04.2024

El presidente territorial de Caja Mediterráneo (CAM), Ángel Martínez, ha mostrado la intención de la entidad financiera de "continuar adelante y pedir ayuda al FROB temporalmente" aunque no ha especificado el montante que solicitarán en el nuevo escenario. Además, tampoco ha aclarado si la entidad financiera pretende continuar en solitario o participar con algún otro grupo.

Martínez ha señalado que el Consejo de Administración de la CAM se reunirá de nuevo este viernes a las 17.00 horas para analizar la nueva situación planteada y las opciones que se le presentan, que pasan, en primer lugar, por "caminar solos". En segundo lugar, ha planteado la posibilidad de buscar otras fórmulas y "formar parte de otro grupo".

Al hilo, ha señalado que la CAM "puede y debe continuar sola o encontrar otras fórmulas con el único objetivo de responder a las necesidades de los clientes, para servirles mejor y contribuir a la recuperación económica". De hecho, ha manifestado que Caja Mediterráneo "es la cuarta caja de España con más de 75.000 millones de euros de activos", por lo que es "mayor que algunos de los SIP que hay en estos momentos planteados".

En este sentido, ha garantizado que CAM "va a seguir en el Banco Base", y ha comunicado a la CNMV "su voluntad de continuar adelante y de pedir ayuda al FROB temporalmente" con un dinero que se puede devolver en dos o en cinco años. A su juicio, esto no obvia que la caja "pueda encontrar o participar en otro grupo".

En cualquier caso, ha recordado que la CAM "está operando en bolsa desde hace dos años" y quiere seguir "operando en bolsa". De hecho, ha considerado que el mejor camino "es la transparencia a través de la cotización bursátil" que supone estar sometidos, al igual que los bancos, "al control de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), del Banco de España y de los mercados".

Se trata de las opciones que se están estudiando después de que el resto de cajas integrantes de Banco Base (Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura) hayan "decidido salirse y romper el SIP", ha aseverado Martínez.

En este sentido, ha reprochado al resto de cajas que el contrato "está para cumplirlo y especifica una serie de obligaciones y devociones", por lo que ha avanzado que Caja Mediterráneo "hará y demandará el cumplimiento de esas obligaciones especificadas en el contrato con las respuestas que su incumplimiento conlleve, porque la CAM ha cumplido hasta el último minuto y hasta el último punto".

El presidente territorial ha recordado que todos los integrantes del Banco Base "conocían las cuentas del resto de los integrantes desde el pasado 31 de diciembre, porque habían sido auditadas con el conocimiento de todos". Por lo tanto, ha descartado que pudiera haber sorpresas "a día de hoy, 31 de marzo, tras la presentación de los balances consolidados".

Juicios de valor

Martínez ha transmitido "absoluta confianza, absoluta transparencia y solvencia", porque CAM "es la entidad que mayor saneamiento ha hecho, no de morosidad, sino de presunta y posible morosidad, dejando la entidad en las mejores condiciones de todo el mercado".

En este sentido, ha agradecido la confianza de las familias y ahorradores en estos momentos de "generar confusión con los mensajes". Así, ha reprochado "algunos juicios de valor, que son complicados cuando no se conocen las cosas".

Al ser preguntado por posibles motivaciones políticas en la decisión adoptada por el resto de cajas, Martínez ha dicho conocer solo "lo que han dicho los medios de comunicación, no lo sé. Lo que sí que sé es que la CAM ha cumplido punto a punto y coma a coma hasta la última letra del contrato suscrito, ha tenido y tiene la voluntad de cumplirlo".

Martínez ha confirmado que CAM "se ha visto perjudicada evidentemente, por la inquietud generada y la desconfianza". No obstante, ha vuelto agradecer la voluntad de los clientes e impositores, al mismo tiempo que ha garantizado que no se les va a defraudar "en absoluto".

Vara anima a buscar nuevos compañeros

Por su parte, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha destacado que Caja de Extremadura, Cajastur y Caja Cantabria tienen ya "un camino hecho" juntas, y a partir de ahora "en ese camino se pueden buscar nuevos compañeros de viaje".

Respecto a la salida del SIP de Banco Base, Vara se ha reafirmado en que Caja de Extremadura "ha hecho lo único que podía hacer", decisión en la que ha coincidido con las entidades asturiana y cántabra.

El presidente del ejecutivo extremeño, en una entrevista concedida a Canal Extremadura Radio, opina que el SIP "habría significado" la necesidad de "solicitar al Gobierno una cantidad importante (a través del FROB) y se habría perdido el control de las entidades" fundadoras.

Por ello, Vara ha destacado que el proceso de integración final de este SIP había que "evitarlo a toda costa", puesto que si Caja de Extremadura "hubiera entrado en el accionariado" de Banco Base "habría perdido la capacidad de decidir" sobre el mismo.

Por último, sobre el conjunto del sistema financiero, Fernández Vara ha apuntado que "falta" que "esté totalmente capitalizado". Por otra parte y sobre la escasez en la concesión de créditos, ha añadido que los gobiernos pueden "ayudar y acompañar" a bancos y cajas pero "es imposible sustituir la capacidad de prestar" de estas entidades.

Cajastur no solicitará dinero al FROB

La ruptura de Banco Base ahorrará al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) unos 1.000 millones de euros, según informaron en fuentes financieras. La fusión de las cuatro cajas de ahorros, abortada este miércoles en su último trámite formal con el rechazo de las asambleas de todas las entidades excepto de la CAM, había solicitado recursos al FROB por importe global 4.231 millones de euros.

Esta cantidad incluía 2.784 millones de euros para cumplir con las exigencias de la nueva norma de capital aprobada por el Gobierno, más el respaldo solicitado anteriormente de 1.493 millones de euros y que no había sido desembolsado a falta de que se sellaran todos los trámites para culminar la integración.

A falta de conocer el importe de recursos que ha solicitado la CAM al FROB, y que podrían implicar su nacionalización, las fuentes consultadas indicaron que el grueso de los 2.784 millones requeridos para cumplir con las exigencias de capital correspondían a la caja alicantina. Sus anteriores socios estudian en la actualidad si mantienen el proyecto de un SIP a tres bandas u optan por seguir su camino en solitario.

Por su parte, Cajastur no solicitará recursos al FROB para cumplir con las exigencias de capital del Decreto de Reforzamiento Financiero ya que cuenta con un capital principal del 10%, indicaron fuentes solventes.

La CAM pedirá ayuda al FROB