domingo. 21.07.2024
NUEVATRIBUNA.ES - 31.1.2010

Jordi Sevilla recuerda en su blog, bajo el título "Pensiones: cambiar la logica del sistema" que "antes, en España, la sanidad también era una prestación de la Seguridad Social, como ahora las pensiones. Es decir, sólo accedían los trabajadores y se financiaba mediante cotizaciones. Luego, se convirtió en un derecho financiado con impuestos. Creo que ha llegado la hora de hacer lo mismo con las pensiones: de ser un sistema de seguro público financiado con cotizaciones, debe pasar a ser un derecho de ciudadanía financiado mediante impuestos generales".

Sevilla coincide en términos generales con el diagnóstico de Antonio Mora y Vicenç Navarro. Pero, después de repasar los problemas que a su juicio plantean las proyecciones demográficas del INE y el sistema de seguros creado por Bismarck a finales del siglo XIX y perfeccionado por Beveridge en 1942, hace su propuesta.

"Propongo -dice- una transición a veinte años que vaya reduciendo las actuales cotizaciones sociales a la vez que se crea e implanta un IMPUESTO GENERAL SOBRE EL GASTO vinculado al IRPF y a Sociedades y cuya base impositiva sería la diferencia entre lo ingresado cada año y lo ahorrado. Es decir, un impuesto sobre el gasto. Por otro lado, todas las pensiones se irían unificando en una sola cuya cuantía sería diferente en función de un número de variables que pueden incluir años trabajados, salarios percibidos o estado de necesidad".

Jordi Sevilla: reducir las cotizaciones a cambio de un impuesto general sobre el gasto