martes 30/11/21
NEGOCIACIÓN COLECTIVA Y SISTEMA SALARIAL: PATRONAL Y SINDICATOS CONTINUARÁN CON EL CALENDARIO PREVISTO

Gómez presiona para presentar un preacuerdo la próxima semana que se celebra la Cumbre Europea

El ministro de Trabajo ofrece margen a empresarios y sindicatos aunque confía en que los agentes sociales presenten “un preacuerdo” la próxima semana coincidiendo con el Consejo Europeo en el que los Estados presentarán sus compromisos de cara al Pacto por el Euro.

Valeriano Gómez, ministro de Trabajo.
Valeriano Gómez, ministro de Trabajo.

Empresarios y sindicatos concluyeron este jueves una nueva reunión sin alcanzar un acuerdo en materia de negociación colectiva. Según fuentes sindicales, los agentes sociales respaldaron en la reunión el actual sistema de determinación salarial, basado en la inflación prevista. Otros asuntos, como la creación de comisiones paritarias y el uso del arbitraje siguen abiertos, al igual que la supervivencia del convenio provincial.

Tras la reunión, fuentes sindicales reconocieron la “presión ambiental” que soporta la mesa para la reforma de la negociación colectiva. También abogaron por que las negociaciones se extiendan a lo largo de todo el mes de marzo, más allá del plazo dado por el Gobierno, que concluye el 19 de marzo.

En este sentido, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, emplazó este jueves a los sindicatos y empresarios a "anunciar un principio de acuerdo" sobre negociación colectiva la próxima semana, pese a intentar quitar "presión" a los agentes.

"Si son necesarios días adicionales, (los agentes sociales) dispondrán de ellos sin ninguna presión y sin ninguna prisa, pero sería bueno que anunciaran el estado de las negociaciones", expresó el ministro tras reunirse por primera vez con el grupo de seis expertos encargado de adaptar el modelo austriaco de fondo de capitalización.

Eso sí, Gómez confió en que ese anuncio sea un "principio de acuerdo" sobre esta materia. "No será un problema de plazo, no habrá plazo sin que se alcance acuerdo", explicó, para después remarcar: "Ojalá sea un estado de principio de acuerdo".

Horas antes, el vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y presidente de Cepyme, Jesús Terciado, señaló que la prioridad de la patronal en la negociación colectiva es la mejora de la flexibilidad interna y la adaptación de las empresas a su ciclo económico, por lo que advirtió de que si lo sindicatos entiende esto, "habrá acuerdo", en caso contrario, "será difícil".

Para Terciado, la prioridad de la patronal es que las empresas mejoren su competitividad a través de la negociación colectiva. Para ello, ha dicho, es necesario mejorar la flexibilidad interna y la capacidad del empresario para adaptar la empresa a su vida económica y a su ciclo económico, "algo que ahora no es posible".

Flexibilidad interna cogobernada

Empresarios y sindicatos volvieron a reunirse en la tarde del jueves después del encuentro que, según algunos medios, mantuvieron este miércoles los máximos líderes sindicales y patronales, Cándido Méndez (UGT), Ignacio Fernández Toxo (CCOO) y Joan Rosell (CEOE).

Otras fuentes indican que la patronal y los sindicatos habrían cerrado ya un acuerdo de mínimos, que se concretará en un documento con el cual Zapatero podrá presentarse la próxima semana en Bruselas. Esta información, sin embargo, no pudo ser confirmada por este periódico.

En tal caso, parece claro que lo que se cierre la próxima semana será un documento con recomendaciones muy generales, a tenor de que pudo escucharse el miércoles de boca de los líderes sindicales Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo. Ambos recalcaron que “no pasa nada” si no se logra cerrar el próximo 19 de marzo un acuerdo sobre la reforma de la estructura de la negociación colectiva, como les demanda el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Las reuniones prosiguen y fuentes sindicales se niegan a alimentar expectativas sobre una negociación que podría prolongarse hasta el mes de abril. Según lo publicado, la pelea sigue centrada en cómo abrir la llave a un modelo de “flexibilidad interna cogobernada”, tal y como el miércoles lo denominó el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, en el acto inaugural de la recogida de firmas contra la reforma laboral.

Frente al modelo de ‘gatillo fácil’ en relación con el despido, los agentes sociales desean que las empresas puedan reaccionar de otra manera cuando llegue una crisis económica. Y recurrir a la llamada flexibilidad interna, en lugar de a la flexibilidad externa, es decir, al despido.

Los patrones quieren que el empresario tenga las manos más libres para cambiar turnos, horarios, tareas, incluso salarios. Aunque no se oponen a esos cambios, los sindicatos quieren a cambio que los trabajadores participen más en el gobierno de la empresa.

Por otro lado, algunas fuentes indican que existen fuertes resistencias para suprimir o al menos reducir el número de convenios provinciales. Estos rumores se refieren al esfuerzo por encajar entre sí los diferentes niveles en que hoy actúa en España la negociación colectiva, desde el más general –el sectorial- hasta el más singular -de empresa-. Los negociadores pretenden potencias los convenios autonómicos, en detrimento de los provinciales, tal y como aseguran algunos.

Siguen sin resolverse además las diferencias surgidas en torno a la llamada ultraactividad de los convenios, el rasgo que prolonga su vigencia en tanto no se firma un nuevo pacto. Ambas partes quieren limitar la duración de esta prórroga. Pero no se ponen de acuerdo sobre el método a seguir si surge un desacuerdo. La patronal quiere imponer un arbitraje obligatorio, mientras que los sindicatos desearían forzar a las partes a negociar.

Un documento de mínimos contribuiría a aliviar la presión que pende sobre la mesa de negociación. La próxima semana, la Unión Europea (UE) celebra una trascendental cumbre los días 25 y 26 de marzo. En ella, los líderes europeos sellarán previsiblemente el llamado Pacto por el Euro, impulsado por la canciller alemana, Angela Merkel. Entre sus postulados, se incluye una revisión de los métodos de fijación salarial, que se quieren menos vinculados a la inflación y más a la productividad. Algunas fuentes indican que Zapatero quiere acudir al encuentro con un documento que recoja los cambios en el sistema español de negociación colectiva. Por su parte, los sindicatos rechazan que la UE tenga competencias en políticas de negociación colectiva o Seguridad Social.

Gómez presiona para presentar un preacuerdo la próxima semana que se celebra la Cumbre...
Comentarios