viernes. 14.06.2024

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) señalaron que el aumento de la prescripción de cinco a diez años de determinados delitos fiscales aprobado en Consejo de Ministros, con el consiguiente endurecimiento de las penas de prisión de dos a seis años, es un paso "en la buena dirección" para luchar contra el fraude, frente a la línea marcada previamente con la amnistía fiscal.

No obstante, matizó que esta modificación del Código Penal debería hacerse extensiva a todos los delitos fiscales en lugar de limitarse a crear dos subtipos agravados para los delitos contra la Hacienda Pública en los que la cuantía defraudada supere los 600.000 euros o forme parte de grupos delictivos, así como en los delitos contra la Seguridad Social para las "empresas fantasma" que simulan contratar a trabajadores para hacerse como prestaciones por desempleo.

Junto a esta medida, Gestha apoyó también la atenuante en los delitos fiscales por ingresar lo defraudado o por colaborar con la Justicia, así como la facultad de Hacienda a no paralizar la recaudación de las cuotas defraudadas por un proceso penal en curso. En su opinión, estos avances reducirán la alta tasa de insolvencias de las deudas o de las multas.

Piden más contundencia

Los Técnicos reclamaron al Ejecutivo que "no baje la guardia" contra los defraudadores en un momento de importantes recortes en gastos sociales y subidas impositivas. En este sentido, insistieron en rebajar el umbral defraudado para considerar los delitos contra la Hacienda Pública y contra la Seguridad Social, así como extender la prescripción de diez años y el agravamiento de las penas de prisión y multa a todos los delitos fiscales, graduando en su mitad superior los fraudes más reprobables.

Asimismo, los Técnicos señalaron que el agravamiento de las sanciones y de la prescripción penal también debería trasladarse al ámbito administrativo, ya que de lo contrario se estará aumentando una brecha injustificada entre las infracciones administrativas y penales.

Divergencia gubernamental frente al fraude

Por otra parte, Gestha pidió al Gobierno que equipare las medidas destinadas a luchar contra la evasión fiscal y laboral. En su opinión, es "incomprensible" que el umbral para considerar a algunos delitos contra la Seguridad Social se rebaje de 120.000 euros a 50.000 euros (como los fraudes a los presupuestos y fondos de la Unión Europea), mientras que el umbral para tipificar algunos delitos contra la Hacienda aumente de 120.000 euros a 600.000 euros.

Según el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, "este tipo de divergencias responden a los diferentes enfoques que los Ministerios de Hacienda y Administraciones Públicas, por un lado, y Empleo y Seguridad Social, por otro, mantienen en la lucha contra el fraude; divergencias que no se han unificado en el informe".

Gestha ve insuficientes las medidas del Gobierno contra el fraude fiscal