lunes 29/11/21

Gerardo Díaz Ferrán: a perro flaco todo se le vuelven pulgas

El Gobierno argentino ha abierto un expediente administrativo a la filial de la empresa española Marsans Viajes en este país por la emisión de cheques sin fondos y por la falta de pago de la nómina a sus empleados. El futuro de la empresa, propiedas del presidente de CEOE y de Gonzalo Pascual, se complica cada vez más.
> Marsans, el próximo cadáver del jefe de la patronal
NUEVATRIBUNA.ES - 6.1.2010

El director de Gestión de Calidad Turística en Argentina, Gonzalo Casanova, ha señalado: "Hemos abierto un expediente administrativo porque hay informes comerciales desfavorables. Sin perjuicio de lo que pueda resolver la justicia, nosotros ya tomamos precauciones.

En los juzgados del país sudamericano se han presentado además tres solicitudes de quiebra por parte de acreedores de la agencia de viajes.

Según la Secretaría de Turismo argentina, la situación financiera de la empresa, que actualmente no desarrolla ningún tipo de actividad en el país, es muy complicada, y su plantilla, alrededor de 50 trabajadores, lleva varios meses sin cobrar su salario. Un portavoz de la compañía ha explicado a Europa Press que ante esta situación, el grupo Marsans estudia las posibles medidas que se pueden adoptar "con arreglo a la legalidad" para atender las demandas de los perjudicados.

De momento, Marsans ha decidido enviar "urgentemente" a un auditor ejecutivo del grupo, con plenos poderes, para examinar "de primera mano" y tratar de solucionar los problemas suscitados con su filial Marsans Internacional Argentina (Miasa). En un comunicado, el grupo detalla que Miasa es una compañía de gestión independiente cuyo presidente ejecutivo, Luis Magariños, "ha informado de una serie de problemas que para valorar adecuadamente requieren acción inmediata".

La apertura de este expediente se produce después del juicio iniciado en febrero de 2009 por el Gobierno argentino con la finalidad de expropiar a Marsans Aerolíneas Argentinas, que desde mediados de 2008 está controlada por el Estado argentino a raíz de su mala situación financiera.

EL GRUPO, AL BORDE DEL PRECIPICIO

Marsans es la "joya de la corona", el buque insignia del grupo empresarial de Gerardo Díaz Ferrán. Pero su futuro no puede ser más negro. Aunque su valor estaba estimado en unos 300 millones de euros, ahora mismo ha perdido todo su atractivo para los dueños del dinero, los bancos, debido a la sangría a la que le han sometido sus propietarios para tapar agujeros como el de la quebrada aerolínea Air Comet.

Tanto es así, que el grupo de entidades que son sus principales acreedoras, entre las que destacan Santander, Banesto, Caja Madrid, La Caixa y Sabadell, estudian estos días una estrategia de refinanciación de la deuda de la sociedad pero se muestran reacios a la concesión de nueva financiación para que Marsans pueda continuar con sus operaciones. Se trata de 110 millones de euros que habrían solicitado Díaz Ferrán y Pascual.

Tampoco ayuda a ablandar los corazones de las entidades financieras el error garrafal que el presidente de CEOE, inexplicablemente, cometió durante su comparecencia ante la prensa para explicar el cierre de Air Comet. Y no nos referimos a su afirmación de que él nunca hubiera comprado billetes de su propia aerolínea. Esta declaración también fue una metedura de pata, pero más de cara a sus compañeros empresarios que ante los bancos.

Si mal no recuerdan, en aquella ocasión Díaz Ferrán echó toda la culpa de lo sucedido a la sequía de crédito: "Es una lástima que la falta de crédito haya terminado con una compañía bien gestionada y viable", fueron concretamente sus palabras. Una regañina a los bancos y cajas que es de suponer no cayera nada bien en un sector que aguanta mal que le saquen los colores.

Con este panorama, la solución que les queda a los propietarios es tratar de desprenderse de Marsans pero tampoco esta salida parece fácil. Los posibles compradores como la Organización Turística de Bariloche (OTBA) u Orizonia se han echado para atrás en cuanto han revisado los números del negocio. Su solvencia y credibilidad está por lo suelos, hasta el punto de que los principales grupos turísticos españoles han empezado a aplicar a todas las agencias de viajes de Marsans el sistema de prepago porque desconfían de la habitual facturación aplazada.

Gerardo Díaz Ferrán: a perro flaco todo se le vuelven pulgas
Comentarios