sábado. 22.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES - 04.11.2009

General Motors (GM) aseguró hoy que es preciso recortar 10.000 puestos de trabajo en Opel de una plantilla en Europa compuesta por unos 50.000 empleados.

El vicepresidente de General Motors (GM), John Smith, aseguró que el plan de reestructuración de Opel que el fabricante presentará "pronto" es "muy similar" al redactado por Magna y que supondrá la eliminación de unos 10.000 puestos de trabajo en Europa.

Smith insistió en que el plan no será una copia exacta del de Magna y agradeció su apoyo al Gobierno de España, donde Opel tiene una planta en Zaragoza, así como a las autoridades británicas y polacas.

El ejecutivo de GM, que ha estado a cargo de las negociaciones para la venta de Opel al consorcio liderado por Magna, dijo que el fabricante ya ha pagado unos 600 millones de euros del préstamo puente de 1.500 millones que el Gobierno alemán concedió a la empresa para facilitar la operación.

Smith justificó la decisión del Consejo de Administración de GM, que el martes por la noche resolvió contra todo pronóstico cancelar la venta de Opel a Magna, por la mejora de la situación financiera del fabricante y por considerar que ellos pueden reestructurar la marca alemana mejor.

"Las condiciones ahora de GM no se pueden comparar con las del primer trimestre del año ni siquiera con las de la primera mitad del 2009. Ha habido una gran mejora", afirmó Smith.

Con respecto al plan de reestructuración que GM llevará a cabo en Opel, Smith se mostró evasivo a la hora de señalar cuándo será presentado.

SEBASTIÁN NO ACEPTARÁ MÁS DESPIDOS

Por su parte, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, advirtió al fabricante estadounidense que no aceptará más recortes de empleo en Figueruelas que los pactados con Magna.

Sebastián aseguró que el acuerdo con Magna, que contemplaba 900 bajas en Figueruelas, "es un acuerdo de mínimos". "A partir de ahí podemos seguir hablando, pero nunca por debajo de ese acuerdo", advirtió.

El ministro indicó que Opel vuelve a estar donde estaba, "bajo el paraguas de General Motors". "Nos sentaremos a negociar con General Motors, pero no volveremos a la casilla de salida", apuntó.

El Gobierno español sigue condicionando el apoyo financiero a la presentación de un plan industrial de futuro. "Primero la proyección industrial y luego el apoyo financiero", zanjó el ministro.

NO HABRÁ HUELGA EN ESPAÑA

Por otro lado, los sindicatos y el Gobierno aragoneses reconocieron hoy tras su reunión con el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, que se mantienen a la espera de conocer la propuesta de General Motors para la planta de Figueruelas.

El consejero de economía, Hacienda y Empleo del Gobierno aragonés, Alberto Larraz, señaló que Opel necesita un acuerdo "mucho más rápido" que el alcanzado con Magna para tener "un plan serio" a finales de año y confió en recibir la llamada de GM "a corto plazo".

Por su parte, el secretario general de la Federación de Industria de UGT en Aragón, Luis Tejedor, rechazó secundar la huelga convocada por los trabajadores de Opel a nivel europeo hasta conocer la situación "en su justa medida", al tiempo que recordó que en estos momentos hay 13.000 trabajadores en la planta zaragozana "pendientes de su futuro".

General Motors quiere deshacerse de 10.000 empleos en Europa