Martes 18.06.2019
CONTESTA CARLOS CRUZADO | GESTHA

¿Qué gastos pueden deducirse los autónomos en la declaración de la renta?

Este año el nuevo sistema informático para hacer la declaración de la renta, Renta Web, ha llegado a los autónomos, tanto empresarios como profesionales, que trabajan por su cuenta.

Este año el nuevo sistema informático para hacer la declaración de la renta, Renta Web, ha llegado a los autónomos, tanto empresarios como profesionales, que trabajan por su cuenta. De este modo, estas personas ya no podrán utilizar, como hasta ahora, el programa padre, sino que deberán hacer su declaración, como el resto de contribuyentes, por este sistema.

Bien es cierto que los autónomos lo suelen tener un poco más complicado que los asalariados para completar su declaración pues, salvo los que tributan en régimen de módulos, tienen que calcular su rendimiento restando de sus ingresos los gastos deducibles.

En primer lugar hay que destacar que se consideran gastos deducibles todos los que están relacionados con la actividad estrictamente, por lo que deben estar muy bien justificados con sus correspondientes facturas o comprobantes y estar registrados por el autónomo, salvo que esté en el régimen de módulos, en sus correspondientes libros de contabilidad. ¿Y qué gastos son estos?

Pues, entre otros muchos, dada la imposibilidad de confeccionar una lista cerrada, los gastos de consumo y explotación por realizar la actividad (compra de mercaderías, material de oficina…), los salarios de los empleados que el autónomo pueda tener a su cargo, las cotizaciones a la Seguridad Social propias y de aquellos, el alquiler de la oficina o nave industrial en la que se realice la actividad, las reparaciones y gastos de mantenimiento de la maquinaria o material que se utiliza en el trabajo o servicios contratados a terceros (como publicidad, relaciones públicas, comunicación, etc.).

También hay una serie de tributos que se pueden deducir, como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para quienes desarrollen su trabajo en un inmueble de su propiedad, así como tasas u otros impuestos relacionados con la actividad. Igualmente, se pueden incluir gastos financieros como intereses de créditos solicitados para el negocio.

No obstante, desde Gestha recalcamos que todo ello se podrá deducir siempre que forme parte de la actividad económica…y a veces los límites con la vida privada son muy difusos. Es el caso de las personas que trabajan en casa, que a veces lo tienen complicado para delimitar qué gastos son parte de su vida y qué gastos de su actividad empresarial o profesional. O igualmente sucede si usan su propio coche para trabajar. Por ello, es imprescindible guardar todas y cada una de las facturas y llevar una contabilidad al día muy estricta, porque cualquier despiste puede salir caro en la declaración o dejar al autónomo sin una importante deducción.

Contesta Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)

Comentarios