#TEMP
jueves 19/5/22
NUEVATRIBUNA.ES /AGENCIAS - 19.10.2009

El comité de empresa de la planta de Opel España en Figueruelas (Zaragoza) rechazó hoy la última propuesta de Magna y aprobó ir a la huelga, pendiente aún la ratificación definitiva del paro que previsiblemente se producirá este martes cuando se reúna el comité en pleno. Por otra parte, el gobierno alemán garantizó hoy a la Comisión Europea que dará ayudas para la supervivencia de Opel aunque el comprador no sea Magna.

Este martes tendrá lugar una reunión del comité de empresa al completo --consta de 35 miembros--, donde se rechazará oficialmente la propuesta de Magna "por insuficiente" y se hablará de una propuesta de huelga por parte de los alrededor de 7.500 trabajadores de la planta.

Según informó el presidente del comité, José Juan Arceiz, todos los sindicatos con representación en el mismo --UGT, CC.OO., CGT, USO, OSTA y Acumagne-- rechazaron hoy el plan de Magna por considerar que "es ambiguo en los tres puntos fundamentales: producción, inversiones y reestructuración".

El último plan presentado por Magna consta de ocho puntos. Así, la multinacional ofrece su compromiso de mantener las dos líneas de ensamblaje en Zaragoza, garantizando una capacidad técnica de 478.000 unidades de producción "con las inversiones que sean necesarias".

Para los sindicatos, con esta propuesta "Magna tendría las manos libres para hacer lo que le interese en lo relativo a personal y producción", ya que prevé el despido de alrededor de 1.350 persona, dijo hoy la secretaria del comité, Ana Sánchez.

"No vamos a entrar a hablar de despidos ni de plan de ahorro hasta que no se presente un plan de producción para la planta", incidió a la vez que criticó que el plan "habla de inversiones pero no dice ni dónde, ni cuándo, ni cuánto; no concreta nada sobre los modelos; y deja el tema de la reestructuración totalmente abierto", afirmó.

"Vemos que la situación está parada y esperamos que con la huelga se dé un nuevo empujón a la negociación", señaló el presidente del comité, José Juan Arceiz, que reconoció "avances en el largo plazo", aunque dijo que "el corto plazo queda muy en el aire".

Por su parte, las autoridades alemanas han garantizado a la Comisión Europea que ofrecerán ayudas financieras para la supervivencia de Opel sea cual sea la empresa que finalmente se haga con la filial europea de General Motors y con independencia del modelo de reestructuración.

Berlín trata así de calmar a la Comisión, que la semana pasada dijo tener "indicios significativos" de que la ayuda prometida por Alemania a Opel estaba "precondicionada" a que Magna, que cuenta con el apoyo del banco ruso Sberbank, fuese la elegida para hacerse con el control de Opel.

Figueruelas irá a la huelga
Comentarios