sábado 27/11/21
CURSOS DE VERANO DE EL ESCORIAL | ALBA GÓMEZ

Fernández Toxo advierte de que la crisis financiera y económica pueda derivar en una crisis social

El secretario general de CCOO pide un nuevo pacto social europeo: “Un tratado que vaya desde el conjunto de las rentas a la vigencia de los sistemas públicos y la participación de los Estados en la economía”.

Ignacio Fernández Toxo participó el lunes en el curso de verano de El Escorial, titulado ‘Democracia y mercados, ¿Quién gobierna y quien debe gobernar’, organizado por la Fundación 1º Mayo.

“Establecer un cambio radical en la composición de la toma de decisiones del Fondo, dando una mayor importancia a los países emergentes“El secretario general de Comisiones Obreras hizo un resumen de inicio de la crisis: “Era previsible lo que iba a suceder ya que España estaba abocada a la crisis según el modelo de crecimiento propio, independientemente del estallido de la crisis internacional”, aseguró para a continuación enumerar algunas de las medidas tomadas inicialmente, que fueron positivas al realizar una correcta identificación de los culpables, y apuntar la búsqueda de políticas para paliar los efectos, aminorar la caída del PIB o establecer reglas que regularan el funcionamiento del sistema financiero. Sin embargo esta línea de reflexión y actuación se vio truncada cuando se produjo un giro en la política europea en mayo de 2010, con especial repercusión en nuestro país.

Sobre la política de la Unión Europea considera que la gestión sobre la salida de la crisis es “una imprudencia” ya que “se producen repercusiones a partir de decisiones que tienen un posterior efecto en las naciones como ha ocurrido con Irlanda, Portugal, Grecia o, este fin de semana, Italia”.

Esta situación está condicionada por la actuación de agencias como Moody´s o Fitch “que penalizan aquellos países con mayor déficit público al tener riesgo de no cumplir sus compromisos”. El máximo responsable de CCOO subrayó que estas agencias de rating actúan bajo “intereses privados concretos” de su accionariado, y buscan “preservar como monedas de referencia el dólar y el euro”.

Toxo señaló con preocupación la dudosa calidad democrática de algunas instituciones europeas, resaltando que organizaciones como el Consejo Europeo, la Comisión Europea o el Ecofin no son elegidos a través de la ciudadanía: “solo el Parlamento Europeo tiene representación ciudadana”, afirmó. También evidenció la contradicción que supone la existencia de una moneda única sin política fiscal “no existe una política fiscal común ni unos presupuestos europeos como tal”.

Sobre el Fondo Monetario Internacional y su actuación para solucionar la crisis mundial, Ignacio Fernández Toxo las define como un “fracaso”. Considera que son el origen de parte de los problemas que han ocurrido después. Un ejemplo sería su aplicación en América Latina: “en los años 70, el FMI impuso su recetario de reformas. Llevó a un retraso del desarrollo en el área política, con regímenes dictatoriales, en el área económica, retrasando su desarrollo y en el marco social, con retrocesos en estos países”. Algunos países, como Brasil, han buscado su “propio rumbo” y han conseguido deshacerse de las políticas impuestas por el FMI, lo que ha significado un gran crecimiento para esta nación.

El máximo responsable de Comisiones Obreras ha propuesto “establecer un cambio radical en la composición de la toma de decisiones del Fondo, dando una mayor importancia a los países emergentes“.

Como medidas para salir de la actual situación, Toxo subraya que existen alternativas y es necesario impulsar una serie de actuaciones y reformas, que tienen que darse de manera coordinada y a nivel europeo. Establece, en primer lugar, un plan de choque para contrarrestar las opiniones vertidas por las agencias de rating en la deuda de los países a través de la creación de una sucursal a nivel europeo, de forma pública e independiente del poder económico.

"Un tratado que vaya desde el conjunto de las rentas a la vigencia de los sistemas públicos y la participación de los Estados en la economíaReclama, “una partida presupuestaria para el impulso de la actividad económica, además de una tasa a las transacciones europeas”, así como también “el incremento de la base presupuestaria del PIB en un 1% destinado a programas de infraestructuras para la cohesión económica y social europea y generar factores que impulsen el empleo”. También busca compatibilizar la reducción del déficit con una mayor atención a las políticas sociales y de creación de puestos de trabajo “retrasando en el tiempo el plan de estabilidad y crecimiento”.

Es imprescindible, por tanto, “avanzar en esta posición además de definir un nuevo pacto social. Es necesario fijarse objetivos que se pueden sostener en Europa. Un tratado que vaya desde el conjunto de las rentas a la vigencia de los sistemas públicos y la participación de los Estados en la economía”. En este sentido acepta la necesidad de una “mayor intervención del BCE” para ayudar a países en peor posición, como Grecia, Portugal o España, para “evitar acudir a la captación de capitales en mercados peligrosos”.

Finalmente Toxo ha destacado “la búsqueda de objetivos vinculados al empleo para evitar un efecto político desastroso”, consideraba que “la crisis financiera llevada a una crisis económica puede terminar en una social que lleve a la ciudadanía a pensar que no necesitamos Europa, cuando lo que debemos saber es que no se puede salir de ella de manera individual”.

Fernández Toxo advierte de que la crisis financiera y económica pueda derivar en una...
Comentarios