#TEMP
sábado. 13.08.2022
ESPAÑA PAGA MENOS POR COLOCAR LETRAS

El riesgo de recesión suma adeptos en Alemania a los ‘eurobonos’

Los exportadores teutones temen que un contagio masivo acabe por afectar al bono alemán y provoque una grave recesión. 

Empresarios alemanes temen que el bono alemán pierda su máxima calificación crediticiaSin crecimiento, no hay devolución de la deuda; sin crecimiento, no hay devolución de la deuda … Esta es la idea que parece atenazar el pensamiento de economistas y gobiernos de todo el mundo, sin excluir a los alemanes, algunos de los cuales, han comenzado a defender la emisión de un bono común europeo, los ‘eurobonos’, como receta para salir de la crisis y evitar así una recesión mundial de consecuencias incalculables. Así, personalidades tan destacadas como el líder del centro izquierda Sigmar Gabriel o el presidente de los empresarios exportadores agrupados en la BGA, respaldaron este martes la emisión de ‘eurobonos’ desde el país teutón, cuya fortaleza comienza a ser percibida como insuficiente para escapar del ciclón financiero.

El empresario y el líder político defienden que solo la emisión de ‘eurobonos’ podría cortar de raíz la furia que la última fase de la crisis ha desencadenado sobre la deuda soberana. Una ira que, en sus últimas consecuencias, podría afectar incluso, según reconocen, al inexpugnable bono alemán, que podría ver degradada su nota y perder así la triple A, que conceden las muy cuestionadas agencias de calificación.

La emisión de eurobonos gana adeptos en Alemania. A pesar del rechazo a la idea por parte de la canciller Merkel, que ha excluido el asunto de la lista de temas a tratar en su reunión de hoy con el presidente francés Sarkozy, algunas voces en el país germano comienzan a destacar las ventajas de una emisión de deuda mancomunada, incluso para el país teutón, cuyo bono podría acabar degradado en su calificación, si persisten las tensiones sobre otras deudas soberanas, sin excluir a la francesa, que la semana pasada fue atacada en virtud de rumores sobre una presunta rebaja en su nota crediticia.

Los países de la eurozona podrían aumentar hasta un 60 por ciento sus fondos a través de los ‘eurobonos’ El presidente de los exportadores germanos trazó un posible itinerario de la crisis de deuda, con final de vértigo, no sólo para el bono alemán, sino también para el conjunto de la economía. Así, tras recalcar que otras medidas para combatir la crisis están ya agotadas, explicó que “la alternativa es que los mercados ataquen Italia, luego Francia y que luego perdamos nuestra calificación tripe A y después nos toca a nosotros. Esta es una espiral bajista que podría conducir a una depresión a escala mundial", advirtió.

Sin duda, los malos datos sobre el crecimiento económico en Alemania y Francia pesan sobre el ánimo del líder empresarial, que no fue el único en respaldar los ‘eurobonos’ desde el país germano. También el líder del partido social demócrata de centro-izquierda, Sigmar Gabriel, ha mostrado su apoyo a las emisiones conjuntas al asegurar que los países de la eurozona podrían aumentar hasta un 60 por ciento sus fondos a través de estas emisiones si acuerdan ciertas condiciones.

España rebaja un 10 por ciento la factura por su deuda

Mientras tango, en Italia, el ministro de economía del país trasalpino, Giulio Tremonti, respaldó también la existencia de un bono común en la eurozona, en la confianza de que podría evitar que las economías endeudadas bordearan el abismo por la presión de los especuladores. "No habríamos llegado a donde estamos si hubieramos tenido el eurobono", aseveró el italiano.

Por su parte, en España, el candidato socialista a la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, se sumó a la defensa de los ‘eurobonos’ como nueva medida para luchar contra la crisis financiera y proteger la moneda común. Las palabras del candidato socialista llegaban tras conocerse los resultados de la última subasta de deuda. En la subasta, el Tesoro logró colocar el volumen previsto de letras pagando por ello hasta un 10 por ciento menos respecto a la subasta anterior.

Así, el Tesoro colocó 5.696 millones de euros en letras a 12 y 18 meses, en el rango medio de los objetivos de la subasta, que se situaron entre los 5.000 y los 6.000 millones de euros, si bien la buena noticia es que el interés pagado fue inferior al de la anterior subasta, con una demanda de 13.882 millones, más del doble del importe adjudicado, según datos del Banco de España.

Concretamente, la subasta de letras a 12 meses se saldó con la colocación de 4.154,91 millones de euros, frente a los 8.905,7 millones demandados, y con un tipo de interés marginal del 3,4%, inferior al 3,76% de la subasta anterior. (-10,58%)

Además, el Tesoro adjudicó 1.541,2 millones de euros en letras a 18 meses, con una demanda de 4.976,5 millones. En este caso, el tipo marginal se situó en el 3,65%, por debajo del 3,98% de la anterior operación. (-9.04%).

El riesgo de recesión suma adeptos en Alemania a los ‘eurobonos’
Comentarios