viernes. 23.02.2024

nuevatribuna.es | 18.01.2011

El PSOE ha decidido recuperar a Jesús Caldera -ex ministro de Trabajo y vicepresidente de la ‘Fundación Ideas’- para las negociaciones con la oposición en torno a la reforma de las pensiones. La llegada del ex ministro –que defenderá la posición del PSOE la próxima semana en el Pleno del Congreso- coincide con el inicio de una nueva protesta desde la orilla sindical. Mañana miércoles, los sindicatos procederán a ocupar diversas sedes del Instituto de la Seguridad Social, mientras, por otro lado, continúan las negociaciones que persiguen la firma de un gran pacto global.

El PSOE recupera a Caldera cuando el Gobierno, los sindicatos y la CEOE prosiguen los contactos para intentar acordar un pacto global sobre la crisis. En la reunión de ayer lunes, además de la reforma de las pensiones, el desarrollo de la reforma laboral y las políticas activas de empleo, las partes trataron las políticas industrial y energética, así como cuestiones vinculadas al área de ciencia e innovación.

Caldera subirá a la tribuna del Pleno del Congreso de los Diputados el próximo martes día 25 para defender la posición del Grupo Socialista en el debate sobre el informe de la Comisión del Pacto de Toledo para la reforma de pensiones, en lugar de la representante socialista en la comisión, Isabel López i Chamosa, del PSC.

Fuentes socialistas han asegurado que el objetivo de esta designación es "reforzar y mejorar la coordinación" entre el grupo parlamentario y el partido en esta "fase crucial de la negociación" con patronal y sindicatos, ya que Caldera reúne la doble condición de diputado y miembro de la Ejecutivo Federal del PSOE.

Además, se le considera la "persona idónea" para llevar a cabo la negociación por su condición de ex ministro de Trabajo durante la primera legislatura del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, de quien fue portavoz en el Congreso en la etapa de oposición.

En cualquier caso, en el PSOE destacan la "excelente labor" de López i Chamosa y subrayan que la diputada catalana mantendrá su puesto en la Comisión del Pacto de Toledo.

TOXO PIDE AL GOBIERNO QUE “NO SE FÍE”

Mientras tanto, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha advertido al Gobierno de que "no debe fiarse" sobre el transcurso de las negociaciones, porque los sindicatos están en condiciones de convocar una huelga general en cualquier momento. "Del estado de resignación, que es en el que parece que confía el Gobierno, se puede pasar a la expresión pública del conflicto en muy poquito tiempo", ha dicho.

El dirigente sindical ha insistido en que, dentro de la negociación de la reforma de pensiones, el problema fundamental sigue siendo el retraso obligatorio de la edad de jubilación hasta los 67 años, así como los años cotizados que se necesitarían para acceder a derechos máximos de pensión.

Sobre este último punto, Toxo ha calificado de "excesiva" la idea del Gobierno de pasar de 35 a 41 años, porque eso, ha avisado, "lesionaría bastante seriamente los intereses de una franja creciente de trabajadores".

Asimismo, Toxo se ha mostrado partidario de restringir el uso abusivo de las jubilaciones anticipadas. En su opinión, éstas deberían quedar restringidas a situaciones de crisis o delicadas de las empresas, que de otra manera pudieran derivar en el cierre o en un problema serio de viabilidad de las mismas.

En cualquier caso, y pese a ser favorable a la restricción de su uso, Toxo ha apuntado que, en términos financieros, las jubilaciones anticipadas resultan "neutras" para la Seguridad Social. "Me atrevería a decir, con los datos de los que disponemos, que en estos momentos la Seguridad Social se está beneficiando financieramente de las salidas anticipadas", ha añadido.

TRABAJO, “ENCANTADO” CON LA APERTURA DEL DIÁLOGO SOCIAL

Por su parte, el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, ha asegurado estar "encantado" con que las conversaciones para buscar un acuerdo global con los agentes sociales hayan incluido la política industrial y energética tras los encuentros celebrados en el día de ayer.

Tras clausurar unas jornadas sobre incapacidad laboral, Granado negó sentirse "molesto" con que los contactos entre Gobierno, sindicatos y empresarios hayan derivado más allá de las discusiones de la reforma de las pensiones, el tema de discusión que sentó a las partes.

El secretario de Estado no quiso hacer ninguna valoración sobre el devenir de las reuniones alegando que el "éxito" de cualquier conversación pasa por la "discreción", pauta habitual desde que se retomara el diálogo social la semana pasada.

GÓMEZ SE REÚNE CON LOS AUTÓNOMOS

Por otro lado, el ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, se reunirá mañana miércoles con las organizaciones de autónomos ATA y UPTA para hablar de la reforma del sistema de pensiones.

Según ha explicado el Ministerio, esta reunión se produce a solicitud de ambas asociaciones de autónomos, que han pedido a Trabajo que les explique los efectos que la reforma de pensiones puede tener sobre el colectivo.

La cita con ATA y UPTA se celebrará en medio del proceso negociador que ha iniciado el Gobierno con sindicatos y patronal para tratar la reforma del sistema de la Seguridad Social, donde una de las principales propuestas del Ejecutivo es la de retrasar la edad de jubilación de manera obligatoria hasta los 67 años.

En este sentido, ATA ha defendido que el alargamiento de la vida laboral de los trabajadores más allá de los 65 años se realice de manera "voluntaria e incentivada" y ha rechazado que se fije la jubilación obligatoria a los 67 años.

En línea similar se ha expresado UPTA, que ha advertido de que esta medida resultaría "especialmente injusta" con los autónomos, cuya edad de retiro real corresponde a los 65 años efectivos y no a los casi de 63 años del resto.

El PSOE recurre a Jesús Caldera para que defienda la reforma de las pensiones