jueves. 20.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES/ L.M. - 05.11.2009

El paro en España no se ha disparado sólo entre personas de menor formación, sino también entre trabajadores con educación secundaria. Por lo tanto es preciso facilitar los mecanismos adecuados para reorientar a estas personas hacia sectores de mayor proyección de demanda de empleo. Estas políticas, que no crean empleo pero son fundamentales para favorecer su creación, tendrán éxito si, al final del proceso, existe un puesto de trabajo que cubrir.

Con esta declaración de principios, Ugt presentó hoy su modelo para la reforma inmediata de las políticas activas de empleo, que dependen de las comunidades autónomas, y que el sindicato considera como la “reforma más importante e inmediata que se debe acometer”.

Los Presupuestos Generales del Estado 2010 destinan a políticas activas de empleo más de 7.780 millones de euros, un 2,45 por ciento más que en 2009. El gasto en esta materia está en el nivel medio de los países de nuestro entorno. Sin embargo, indica Ugt, el rasgo que nos diferencia es que mientras en España el peso mayor son los incentivos al empleo, en la mayoría de los países se le da más importancia a la formación.

Las medidas de política activa destinadas a impulsar la creación de empleo entre colectivos con dificultades de acceso (jóvenes, discapacitados, mujeres, mayores de 45 años, por ejemplo) pueden tener efectos positivos sobre los mismos pero, en muchos casos, estos empleos, posiblemente, se hubieran creado sin incentivos, explica el sindicato dirigido por Cándido Méndez.

Por lo tanto, sería muy importante abrir un proceso de negociación para reformar las políticas activas, -concluye el sindicato-, de tal forma que favorezcan y permitan la vuelta al mercado de trabajo de aquellas personas que han perdido su empleo y se encuentran en situación de desventaja (personas con baja cualificación; trabajadores especializados en actividades o sectores en declive; personas que han permanecido durante mucho tiempo inactivas, etc.)

El nuevo modelo de políticas activas exige reforzar y mejorar algunos frentes, entre los cuales Ugt señala los Servicios Públicos de Empleo y la formación y cualificación de la mano de obra, orientándola hacia los sectores estratégicos del nuevo modelo productivo, continúa.

Para ello, aboga por establecer un diseño claro de las diferentes medidas de política activa; delimitar con claridad los colectivos específicos que tienen dificultades de inserción; y un programa de formación que apueste por los sectores más innovadores, competitivos y que aporten mayor valor añadido.

PSOE Y UGT CHOCAN POR LOS ‘SPE’

El sindicato exige además a las administraciones que sigan ahondando en la modernización de los Servicios Públicos de Empleo. “Aunque los Presupuestos Generales de 2010 destinan 93 millones de euros a este fin (un 4 por ciento más que en 2009), todavía es insuficiente, afirma. Mientras en Europa la proporción de funcionarios y desempleados es de 1 por cada 59, en España la proporción es de 1 funcionario por cada 189 desempleados, afirma.

En este sentido, la propuesta sindical choca con la intención del Partido Socialista que ofreció este miércoles en el Congreso pactar una serie de enmiendas al proyecto de ley derivado del decreto de medidas urgentes para el fomento del empleo, aprobado el pasado mes de marzo, en las que plantea, entre otras medidas, modificar la actual legislación sobre Empresas de Trabajo Temporal (ETT) y abordar una "reflexión" para reformar "en profundidad" la contratación de los jóvenes y la formación profesional.

En lo referido a la intermediación y a las ETT, la oferta del PSOE propone que en un plazo de seis meses el Gobierno negocie con los agentes sociales acerca de la transposición de la Directiva Europea 2008/104 relativa a estas empresas, que podrán así ver ampliada su acción a ámbitos y sectores, como el de la construcción o la Administración, en los que todavía no ejercen.

"Confiamos en que sea entendido por las organizaciones sindicales y en el ámbito social", indicó el diputado del PSOE Jesús Membrado, quien insistió en desvincular esta propuesta de las enmiendas presentadas por PP y CiU en la dirección de mejorar la intermediación.

Una de las principales novedades de la nueva ley se centra en la revisión de las actuales fórmulas destinadas al empleo juvenil, ya que los contratos de formación y de practicas "no funcionan", afirman los socialistas, y hay una "distorsión" en lo relativo a la formación profesional y las prácticas de empleo.

"Hay que resolverlo", incidió el diputado socialista, quien puntualizó que esta cuestión también se remitirá al ámbito del diálogo social, o al menos de las Mesas que siguen activas.

Además, el grupo socialista propone establecer bonificaciones a los contratos de los centros especiales de empleo, desde el 50 por ciento al 75 por ciento, ante la situación de crisis. Además, se permitirá a los autónomos contratar a sus hijos discapacitados mayores de 30 años.

El Gobierno y Ugt se enfrentan por las políticas activas de empleo