martes. 25.06.2024
FIJADO EL CALENDARIO PARA LA REFORMA DE CONVENIOS

El Gobierno aprobará el viernes la reforma de las políticas activas de empleo

La nueva normativa pretende facilitar "atención personalizada" a los parados que buscan empleo y poner en marcha un plan de choque para facilitar la contratación a tiempo parcial.

nuevatribuna.es | 08.02.2011

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado este martes que el Consejo de Ministros aprobará el próximo viernes la reforma de las políticas activas de empleo, conforme a lo acordado con empresarios y sindicatos.

"Tenemos que hacer una gran reforma", ha manifestado Zapatero durante una intervención ante el Grupo Parlamentario Socialista. Las nuevas políticas activas de empleo incluirán el plan de "formación y renta" para desempleados que sustituirá a los 426 euros de ayuda que actualmente reciben los parados que han dejado de recibir la prestación.

La reforma pretende facilitar "atención personalizada" a los parados que buscan empleo y poner en marcha un plan de choque para facilitar la contratación a tiempo parcial.

Zapatero ha insistido en que recuperar el empleo es "la gran tarea colectiva" y ha dicho que el Gobierno es consciente de tener "la tarea principal". "Nos sentimos responsables de cada persona y ante cada persona que busca un empleo", ha dicho.

Sin embargo, también ha hecho un llamamiento a los empresarios para que, a partir de las reformas económicas emprendidas, "contribuyan a generar la expectativa de un cambio de tendencia" en la creación de empleo, cambio que, a su juicio, se va a conseguir, aunque sea lentamente.

DÓNDE PACTAR LOS INCREMENTOS SALARIALES

Por su parte, el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, ha defendido este martes que los incrementos salariales se pacten en el ámbito de los convenios de empresa, donde existe la libertad de poder desvincularlos del IPC manejando "contrapartidas" como la garantía de mantenimiento del empleo de la plantilla.

Granado respondió así a la polémica abierta por la propuesta de la canciller alemana, Angela Merkel , de desvincular los salarios del IPC en el marco de su plan de competitividad.

Según el secretario de Estado de Seguridad Social, "la experiencia europea es tomar como referencia el IPC futuro o pasado", algo que dijo, ha permitido "transitar a una baja inflación".

Si bien, invitó a abordar las subidas salariales "en el ámbito de la empresa, donde las contrapartidas son nítidas", como pueden ser el "garantizar los puestos de trabajo", no así en ámbitos más generales. "En este sentido, todo lo que sea permitir que los acuerdos de empresa tengan mayor importancia sería bueno", añadió en el transcurso de una jornada sobre la reforma de las pensiones, organizada por la Escuela de Finanzas Aplicadas (AFI).

TEMARIO DE LA REFORMA DE CONVENIOS

Por otra parte, sindicatos y empresarios tenían previsto reunirse este martes para fijar el calendario y la agenda de temas de la reforma de la negociación colectiva , según han confirmado en fuentes sindicales. Ambas partes tienen de plazo hasta mediados de marzo para tratar de alcanzar un acuerdo si no quieren que el Gobierno legisle sobre esta materia.

Aunque el acuerdo no es imposible, ya de partida existen algunos escollos, como la llamada 'ultraactividad' de los convenios, o lo que es lo mismo, la prórroga automática de los mismos en ausencia de un nuevo convenio.

Los empresarios siempre han querido desahacerse de la 'ultraactividad' pero se han encontrado con el rechazo frontal de los sindicatos. También quieren que existan cláusulas de descuelgue generalizadas, no sólo en el apartado salarial, cosa que tampoco se ve con buenos ojos desde el banco sindical.

LOS SINDICATOS SE NIEGAN A DESLIGAR IPC Y SALARIOS

Ahora, otro debate 'se ha colado' en medio de esta negociación: el de si los salarios pactados en convenio deben vincularse más a la productividad y dejar de tomar como referencia la inflación futura, sustituyéndola por la inflación pasada.

Los empresarios, por boca de su vicepresidente primero, Arturo Fernández, han asegurado que ligar los salarios a la productividad es "importantísimo e imprescindible" y, aunque ha reconocido que es un tema "complicado", ha pedido a los sindicatos que miren esta cuestión "con buenos ojos". "Sé que es difícil, pero seguro que podemos llegar a arreglos", dijo ayer.

Los sindicatos, por su parte, se han negado a desvincular los salarios del IPC y alegan que en España los sueldos ya están ligados a la productividad.

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, se ha mostrado partidario de que los salarios incorporen "mejor" la productividad y de que se tenga más en cuenta la situación de cada empresa y sus resultados en la política retributiva, pero todo ello sin que los sueldos pierdan demasiado poder adquisitivo.

CEOE DEFENDÍA EL DESCUELGUE GENERAL

El pasado mes de octubre, cuando Gerardo Díaz Ferrán todavía ocupaba la Presidencia de la CEOE, las organizaciones empresariales hicieron llegar a CCOO y UGT su propuesta para la reforma de la negociación colectiva, con el visto bueno de su Junta Directiva.

Entre otras medidas, CEOE y Cepyme planteaban que pueda permitirse a las empresas un "descuelgue general" de los contenidos de los convenios colectivos y no sólo de los salarios pactados.

En su documento de propuestas, las organizaciones empresariales se quejaban de la "rigidez y resistencia al cambio" que ha demostrado tener el sistema de negociación colectiva, hecho que atribuían "posiblemente" a conceptos como la 'ultraactividad' y el descuelgue, que dificultan, en su opinión, el poder tener unos convenios colectivos más adaptados a las necesidades actuales de las empresas.

"La reforma del sistema de negociación colectiva es factible si dotamos al mismo y a sus contenidos de la flexibilidad que hoy carecen", aseguraban las organizaciones empresariales.

Para introducir más flexibilidad en el sistema, los empresarios afirmaban que, una vez en vigor la reforma laboral, "habría que profundizar en la necesidad de un descuelgue general en los contenidos del convenio", y no simplemente limitar este descuelgue a los salarios.

Actualmente, la ley permite a las empresas sujetas a un convenio sectorial acogerse a la cláusula de inaplicación salarial, mediante acuerdo, cuando su situación y perspectivas económicas pudieran verse dañadas con su aplicación y que asimismo afecte al mantenimiento del empleo.

El Gobierno aprobará el viernes la reforma de las políticas activas de empleo