viernes. 14.06.2024

El "campo de batalla" de nuestra economía: los negros augurios de Bruselas y de los gurús

Para The Wall Street Journal, España es el próximo "campo de batalla" que determinará el destino del euro. Pero este no es el único análisis pesimista que se está haciendo este jueves sobre la economía española.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 25.2.2010

España saldrá de la recesión y volverá al crecimiento económico entre abril y junio de este año. Lo dice la Comisión Europea que, por otra parte, advierte de que la subida del IVA aprobada por el Gobierno que comenzará a aplicarse en julio provocará una recaída en territorio negativo durante el tercer trimestre. Además, España será la única gran economía de la Unión Europea que se contraiga en 2010. En concreto, retrocederá un 0,6% del PIB, dos décimas menos de lo que Bruselas había pronosticado en noviembre. No obstante, la previsión del Ejecutivo comunitario sigue siendo más pesimista que la del Gobierno, que prevé que la contracción sea sólo del 0,3% del PIB.

En concreto, Bruselas cree que la economía española se contraerá un 0,1% en el primer trimestre, crecerá un 0,1% en el segundo trimestre, pero recaerá entre julio y septiembre (-0,2%.

A la economía española le presta una especial atención The Wall Street Journal que sitúa en nuestro país el próximo "campo de batalla", que determinará el destino del euro. El periódico afirma que la economía de la zona euro se enfrenta a su mayor crisis desde el lanzamiento de la moneda única en 1999 y que España, la cuarta economía del bloque, aunque sumida en su recesión más grave en medio siglo, "podría determinar si la moneda compartida por los 16 países se mantiene o cae".

Incluso, el rotativo echa mano de la calculadora y asegura que un hipotético rescate de España podría ascender a 270.000 millones de euros, prácticamente el doble que lo necesario para ayudar a Grecia, Irlanda y Portugal juntas, según las estimaciones de BNP Paribas.

A juicio de The Wall Street Journal, el problema fundamental de nuestro país es que carece de herramientas realmente eficaces para 'sanar' su economía. España no puede devaluar su moneda para estimular sus exportaciones y ganar competitividad, ya que el valor del euro se ve influenciado por la potente economía alemana. Asimismo, España no dispone de la capacidad de recortar los tipos de interés o de 'imprimir' dinero para estimular el crédito y el gasto, ya que esas decisiones corresponden ahora al Banco central Europeo (BCE). Nos queda tratar de estimular el crecimiento mediante rebajas fiscales e incrementos del gasto público, pero España aplicó ya un plan de estímulo que elevó el déficit presupuestario al 11,4% del PIB en 2009 y podría verse obligado a recurrir a los mercados de deuda para conseguir más financiación, por lo que los compradores de bonos, en vista de la situación de Grecia, han comenzado a demandar mayores intereses a Madrid.

Las recetas que sugiere el artículo son tres: "que el Gobierno no haga nada" y permita que la economía sufra años de elevado desempleo e impago de su deuda. "La segunda posibilidad es que el Gobierno adopte un papel más activo, recortando el gasto y adoptando medidas impopulares para estimular el lado de la oferta de la economía, incluyendo la reforma del rígido mercado laboral". Y la tercera, que es la que apuntan los expertos más pesimistas, es que España, incapaz de restaurar el crecimiento económico, abandonara el euro, lo que le permitiría devaluar su moneda y ganar la suficiente competitividad para volver a crecer. No obstante, la corriente mayoritaria de pensamiento económico apuesta porque ningún Gobierno se arriegaría al caos que tal decisión podría desencadenar.

"Resulta extremadamente costoso abandonar el euro", apunta el analista Jean Pisani-Ferry, quien afirma que en el momento en que un Gobierno sugiera una posible devaluación se producirá un 'pánico bancario' y el 'default' efectivo de todos y cada uno de los contratos financieros en euros con el país. "En el momento en el que admitas que te lo estás planteando, te encontrarás inmerso en un desastre financiero", añade Pisani-Fery.

El "campo de batalla" de nuestra economía: los negros augurios de Bruselas y de...