jueves. 25.07.2024

Deutsche Bank estudia modificar el estatus de su negocio bancario en EEUU, agrupado en la sociedad bancaria Taunus, con el objetivo de cumplir con la nueva normativa financiera estadounidense y, sin embargo, evitar al mismo tiempo la exigencia de captar miles de millones de dólares en capital adicional contemplada en la ley Dodd-Frank, según revelan The Wall Street Journal y Financial Times.

Según un documento interno de la entidad germana al que tuvo acceso el rotativo estadounidense, los ejecutivos de Deutsche Bank temían que el banco se viese forzado a captar hasta 13.796 millones de euros adicionales para compensar las pérdidas de su filial estadounidense, que bajo la nueva legislación se encontraría insuficientemente capitalizada.

"Una inyección de fondos de tales dimensiones habría afectado a los propios niveles de capitalización de Deutsche Bank en un momento en el que los bancos europeos están sometiéndose a test de estrés para determinar si cuentan con capital suficiente", apunta The Wall Street Journal.

En concreto, el movimiento corporativo afectaría a la principal filial de Deutsche Bank en EEUU, conocida como Taunus Corp., uno de los principales holding bancarios en el país con 257.296 millones de euros y que engloba la filial de banca de inversión y mercados de capitales de la entidad germana, así como una filial bancaria con 12.415 millones de euros en depósitos, en ambos casos suficientemente capitalizadas bajo las leyes estadounidenses.

Sin embargo, Taunus acoge otro tercer negocio en el que se agrupan otras sociedades que sufrieron pérdidas durante la crisis financiera, provocando que a 31 de diciembre de 2010 la ratio de apalancamiento Tier 1 del holding bancario se situara en -1,3%, por debajo de prácticamente todos sus competidores.

"Para evitar la exigencia de inyectar los miles de millones de dólares necesarios para superar los umbrales exigidos, Deutsche planea modificar el estatus de Taunus para que no siga siendo clasificada como sociedad bancaria de control", indicaron fuentes conocedoras de la situación.

De este modo, la entidad alemana se convertiría así en la segunda entidad europea en recurrir a un cambio estructural para paliar el impacto de la ley Dodd-Frank, después de que Barclays haya suprimido el registro de su holding bancario en EEUU para evitar el riesgo de tener que afrontar unas necesidades de capital de hasta 8.273 millones de euros, apunta el diario.

Mediante estas modificaciones las entidades consiguen eludir uno de los objetivos de la ley Dodd-Frank, que exige a los bancos extranjeros que operan en EEUU un mayor colchón de capital para afrontar las pérdidas durante periodos de crisis.

Sin embargo, The Wall Street Journal subraya que no existe nada impropio o ilegal en lo que están haciendo las entidades e incluso apunta que Deutsche Bank informó de sus planes a los reguladores de la Reserva Federal (Fed), indicaron las fuentes consultadas.

Deutsche Bank reorganiza su negocio para evitar provisiones millonarias