Domingo 16.06.2019
CONTESTA CARLOS CRUZADO | PRESIDENTE DE GESTHA

¿Deben declarar los novios el dinero que reciben?

Si bien es cierto que los regalos y el dinero que los novios reciben en sus bodas tendrían que declararse a la Hacienda autonómica, también es verdad que nadie lo hace

Trajes, vestidos, corbatas, pamelas, pañuelos, tocados, zapatos, tacones… y regalos, dinero y sobres, muchos sobres. Pese a que en las invitaciones de boda cada vez resulta más habitual la inclusión del número de cuenta de los novios a la que realizar la generosa transferencia, el dinero -a modo de regalo- continúa entregándose en la mayoría de las ocasiones en mano, contante y sonante. Y esta semana, en plena época nupcial, una noticia ha corrido como la pólvora, generando mucha inquietud.

Si bien es cierto que los regalos y el dinero que los novios reciben en sus bodas tendrían que declararse a la Hacienda autonómica, también es verdad que nadie lo hace.

La ley dice que cualquier regalo es una donación, por lo que legalmente los novios tendrían que declarar tantas donaciones como regalos hubieran recibido. Pero estas parejas pueden estar tranquilas, hayan pasado o vayan a pasar por la boda.

Las competencias del impuesto de Donaciones están transferidas a las comunidades autónomas y ninguna hacienda autonómica controla este tipo de regalos. Otra historia distinta es la vigilancia de todos esos servicios que se ofrecen en torno a una celebración de estas magnitudes, como los fotográficos, los alquileres de fincas o espacios, los de peluquería, los de ocio…

Y es que la Agencia Estatal Tributaria no está detrás de los pagos de regalos a los novios sino de los servicios que se contratan para evitar potenciar la economía sumergida, ya que, de no pedirse factura, la mayoría de ellos se ofrecen en negro o se computa un importe muy inferior al realmente abonado.

En definitiva, tras la boda, Hacienda no va a revisar las cuentas de los novios para saber lo que han recibido de los invitados a no ser que se trate de un regalo excepcional como podría ser el dinero para la compra de un inmueble o un coche, casos en los que sí podrían ser investigados si no son declarados. Los novios, pues, no tienen que preocuparse ante estos requerimientos, porque sólo se les pide información sobre los servicios que han contratado y lo que han pagado realmente por ellos.

                         Carlos Cruzado

                     Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)