viernes 06.12.2019
CONTESTA CARLOS CRUZADO | GESTHA

¿Cuánto recaudó realmente Hacienda en la lucha contra el fraude el pasado año?

La Agencia Tributaria ha dado a conocer los resultados de su plan de prevención y lucha contra el fraude de 2015, los cuales marcaron un nuevo récord, al ascender hasta los 15.664 millones.

¿Cuánto recaudó realmente Hacienda en la lucha contra el fraude el pasado año?

Los ingresos reales atribuibles directamente a la lucha contra el fraude fueron de 8.346 millones de euros, un 7,5% más que en 2014, lo que supone volver a niveles de 2012

Esta semana, la Agencia Tributaria (AEAT) daba a conocer los resultados de su plan de prevención y lucha contra el fraude de 2015, los cuales marcaron un nuevo récord, al ascender un 27%, hasta los 15.664 millones de euros. Eso sí, conviene matizar mucho estas cifras, no demasiado claras, para que la ciudadanía tenga una idea fidedigna de lo que realmente recauda Hacienda por este concepto. El pasado año, los ingresos reales atribuibles directamente a la lucha contra el fraude fueron de 8.346 millones de euros, un 7,5% más que en 2014, lo que supone volver a niveles de 2012.

Además, en este alarde de fuerza de Hacienda hay otros tantos aspectos que conviene aclarar si queremos poner todas las cartas sobre la mesa. El más importante es que este aumento de la recaudación responde a la mayor presión que ejerce la AEAT sobre los contribuyentes de menos ingresos –autónomos, pymes y trabajadores-, que representan el 56% de la deuda descubierta por la inspección, frente al 44% que suponen las multinacionales y grandes corporaciones.

El resultado de poner la lupa sobre los contribuyentes con menores rentas está en que la deuda media descubierta por inspección se desplomó un 22% entre 2013 y 2014, de 216.334 euros a 168.712 euros, un dato que en esta ocasión la Agencia Tributaria curiosamente no ha actualizado a la vista de la abrupta caída del año anterior.

El Plan de Control Tributario presentado para 2016 reproduce prácticamente el contenido del anterior, lo que significa dejar impune al 81,6% de la evasión fiscal en España

Asimismo, no se han aportado datos de la deuda pendiente de cobro, de las deudas pendientes en periodo ejecutivo, ni de la “deuda en gestión de cobro”, que es la partida que recoge deudas con grave riesgo de impago, las cuales se incrementaron durante la crisis y cuyo aumento imparable, todo sea dicho, no ha podido contener Hacienda. Igualmente, el director en funciones de la AEAT, Santiago Menéndez, tampoco mencionó en rueda de prensa el número de delitos fiscales denunciados, que se derrumbaron nada menos que un 61,4% en la última legislatura, lo que pone en evidencia la oportunidad perdida para reducir el fraude y la evasión fiscal en estos últimos cuatro años.

Si tenemos en cuenta las limitaciones de competencias que los Técnicos de Hacienda hemos sufrido en este tiempo, atados de pies y manos para investigar las denuncias por delitos fiscales, podemos encontrar una explicación a este desplome. No es la primera vez que denunciamos la pérdida de control sobre los expedientes en los casos catalogados de “especial dificultad sobrevenida”, es decir, cuando se descubre simulación, conflicto, fraude de ley o delito fiscal.

Los resultados presentados por Hacienda pueden resultar a primera vista espectaculares pero no es la primera vez que recurre al marketing de cifras sin entrar en el fondo de la cuestión: la presión que año tras año vienen ejerciendo sobre el contribuyente de a pie. Algo que a todas luces volverá a repetirse, pues el Plan de Control Tributario presentado para 2016 reproduce prácticamente el contenido del anterior, lo que significa dejar impune al 81,6% de la evasión fiscal en España.


Contesta Carlos Cruzado 
Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)

Comentarios