jueves. 13.06.2024
Sin título1

Para entender el coste de los cheques bancarios, primero es necesario comprender que existen distintos tipos de cheques emitidos por un banco y no todos ofrecen los mismos tipos de garantía.

A menudo, cuando un cliente sin experiencia solicita la emisión de un cheque bancario en su banco, se sorprende de la comisión que éste le cobra. Sin embargo, dicha comisión tiene que ver con el nivel de garantías que se ofrece al receptor de dicho cheque.

Hemos consultado con los expertos del comparador de productos bancarios Busconómico, que nos han aclarado todas las dudas sobre los cheques bancarios.

¿Qué es realmente un cheque bancario?

Un cheque es un tipo de documento emitido por el banco y que se utiliza como medio de pago. El librador del cheque emite una orden al banco –el librado- de acuerdo con la cual debe pagar  un determinado importe económico al beneficiario del cheque.

La particularidad del cheque bancario radica en que es el propio banco el que desempeña el papel de librado y librador del cheque; es decir, la propia entidad se está obligando al pago del importe.

Existen diversos tipos de cheques bancarios, en función de su funcionamiento y forma de cobro.

Cheque abonado en cuenta

Incluye la expresión “abonado en cuenta”, lo cual implica que sólo pueda cobrarse mediante el ingreso del dinero en la cuenta del beneficiario. Esto significa que no puede cobrarse en efectivo.

Cheque cruzado

Mediante el trazo de dos líneas diagonales en el cheque, este cheque pasa a funcionar de la misma manera que un cheque abonado en cuenta. Por lo general, se utiliza para incrementar la seguridad, cuando se teme que el cheque pueda ser perdido o robado al beneficiario.

Cheque conformado

El cheque conformado implica un grado de garantía extra para el beneficiario, dado que mediante la inclusión de la expresión “conformado” o “visto”, la entidad bancaria está garantizando que el librador dispone de fondos suficientes para el pago del importe del cheque.

Cheque personal o nominativo

A través de la inclusión de un nombre específico, este cheque sólo podrá ser cobrado por la persona física o jurídica que responda a dicho nombre.

La garantía del cheque bancario

Como ya hemos indicado hace un momento, la particularidad del cheque bancario radica en el hecho de que el librador es una entidad bancaria, la cual queda obligada al pago de la cantidad especificada en el cheque.

De esa manera, el beneficiario cuenta con mayor seguridad de que va a poder cobrar el dinero que en el resto de otros cheques o formas de pago.

Cuál es el coste de los cheques bancarios

Las entidades bancarias llevan una larga temporada haciendo alarde de la ausencia de comisiones en el caso de cobro de cheques y, efectivamente, sus propios clientes no suelen tener problemas para cobrar cheques en calidad de beneficiarios.

Cosa distinta es el caso de la emisión de los cheques.

Lo cierto es que puede haber una gran diferencia entre las comisiones establecidas por una entidad bancaria y otra.

Además, es muy frecuente que la entidad plantee una determinada comisión pero, después, esté abierta a la negociación por parte de los clientes.

Sea como fuere, lo más habitual es que la comisión por la emisión del cheque bancario se aplique en forma de porcentaje sobre el importe establecido en el cheque. Por otra parte, también se suele establecer un importe mínimo de la comisión, el cual también oscila en función del banco al que acudamos.

Talonario de cheques vs cheque bancario

A menudo, los clientes confunden el coste de la emisión de un talonario de cheques con la comisión propia de un cheque bancario.

En el caso de un talonario de cheques, es el propio cliente de la entidad el que va a firmarlos después; es decir, será dicho cliente quien figure como librador y se obligue al pago del importe.

En el caso del cheque bancario, es la entidad bancaria la que libra el cheque y se obliga a sí misma al pago.

En el primer caso, el coste puede ser muy reducido en forma de importe fijo, apenas unos pocos euros. Por el contrario, en el segundo caso, y al tratarse de un porcentaje sobre el importe económico, la comisión puede llegar a ser muy considerable.

Siempre hay que negociar el coste

Aunque no hay garantías de que se pueda obtener un descuento, lo más recomendable es proceder a negociar siempre el importe de la comisión por el coste de emisión del cheque bancario.

Es más, en algunas ocasiones, y siempre y cuando la transferencia nos resulte gratuita, puede ser una buena idea transferir el importe que necesitemos a otra entidad bancaria que esté dispuesta a emitirnos un cheque bancario a cambio de una comisión inferior a la de nuestro banco habitual.

Las molestias que esto suponga bien pueden llegar a compensar el coste de un cheque bancario que cuente con muchos ceros.

Cuál es el coste de los cheques bancarios