martes. 05.03.2024
NUEVATRIBUNA.ES - 09.12.2009

Comisiones Obreras respaldó hoy las previsiones del Gobierno en materia de ingresos para 2010, plasmadas en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), un capítulo en el que el Ejecutivo prevé incrementos del 15 por ciento respecto a este año, lo que supone una previsión “consistente” por parte del Ejecutivo, según afirmó hoy el sindicato, que, por otro lado, descartó que España pueda sufrir problemas de financiación similares a los que atraviesan en la actualidad otros Estados como Grecia o Dubai.

Comisiones Obreras presentó hoy un extenso análisis centrado en las cuentas públicas del Estado en 2010, cuya aprobación definitiva se espera para el próximo 22 de diciembre. En este informe, el sindicato rechaza las críticas lanzadas contra las previsiones de ingresos por parte del gobierno socialista; si bien augura que las comunidades autónomas superarán con probabilidad los límites fijados para su deuda; y alerta contra el “éxito” obtenido por las fórmulas de “contabilidad creativa” inauguradas durante el primer gobierno Aznar por el ex ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el preámbulo de entrada a la moneda única.

Asimismo, el secretario general del sindicato, Ignacio Fernández Toxo –quien presentó este informe acompañado del responsable del gabinete de economistas de Comisiones Obreras, Miguel Ángel García- exigió al Gobierno que exhiba “mayor coordinación” a la hora de afrontar la “imprescindible” recuperación del diálogo social.

Por otro lado, Toxo constató el “buen ritmo” al que se va resolviendo el conflicto por los convenios de 2009 y aquellos que estaban sin cumplir, una condición previa para retomar la negociación tripartita entre el Gobierno, los empresarios y los sindicatos.

PROBLEMAS DE FINANCIACIÓN

Comisiones Obreras repasa en su informe la situación de la economía española. Según el sindicato, los Presupuestos Generales del Estado tan sólo reflejan un 51 por ciento del total del gasto público español, explicó el responsable de los economistas de Comisiones Obreras, Miguel Ángel García, quien detalló además que, una vez descontadas las pensiones y los costes asociados al desempleo, el gasto en manos del Gobierno central sólo representa un 8 por ciento del PIB (menos de 90.000 millones de euros). De esta cantidad, “prácticamente todo viene del déficit”, añadió, tras recordar que los ‘números rojos’ alcanzarán este año un 5,5 por ciento del producto interior bruto.

El Estado español pierde un 3,5 por ciento de sus ingresos por cada punto de caída del PIB, muy lejos de la media europea (1,2 por ciento), según constata el sindicato. Esta elevada elasticidad de los ingresos públicos españoles viene dada por la dependencia del ‘ladrillo’ que sufre el modelo productivo español, concluye.

Sin embargo, el sindicato descartó que España vaya a sufrir dificultades de financiación comparables a las de otros Estados como Grecia y Dubai, cuyos problemas financieros han inaugurado, a juicio de Comisiones Obreras, una nueva etapa marcada por la “incertidumbre”.

“La diferencia fundamental” entre España y Grecia se explica por sus distintos niveles de deuda, según explica Miguel Ángel García, quien señala que en 2010 la ratio de deuda sobre PIB alcanzará el 63 ó 64 por ciento en el caso español, diez puntos por debajo de la media de la Unión Europea. “España tiene margen”, concluye, tras cifrar en 110.000 millones de euros las necesidades de financiación españolas.

“MÁS COCINA” PARA EL DIÁLOGO SOCIAL

España seguirá destruyendo empleo a lo largo de 2010, explicó el secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, quien previó la vuelta a la senda de crecimientos positivos del producto interior bruto en el tercer trimestre de este año.

Ante esta situación, Toxo calificó de “imprescindible” la recuperación del diálogo social entre el Gobierno, los empresarios y los sindicatos. Entre otras prioridades, el líder de Comisiones Obreras abogó además por “normalizar” la situación del sector financiero, y en particular de las cajas de ahorros, así como “recomponer” la capacidad financiera de las administraciones públicas.

En materia de diálogo social, Toxo pidió “mayor coordinación” entre el Gobierno y las comunidades autónomas, mientras que instó a los empresarios a negociar un acuerdo sobre salarios con validez para varios años, tras admitir que “la economía española va a necesitar durante un tiempo competir en precios”.

Sobre las dificultades en la negociación con los empresarios, el líder de CCOO explicó que en este momento una distancia “muy amplia” separa a los interlocutores sociales, e insistió en el “potencial” de una posible reforma de la negociación colectiva.

Además, Toxo constató el “buen ritmo” al que marcha la resolución de los convenios pendientes de firmar o de su cumplimiento en 2009, con la salvedad, dijo, de siete convenios de la construcción en Andalucía y algún convenio más en el metal también andaluz y en otros sectores.

Para el nuevo proceso de Diálogo Social, Toxo llamó a los empresarios y al Gobierno a evitar un “nuevo fracaso” que podría evitarse, dijo, con “más cocina” en el proceso de negociación.

Por último Toxo confió que el nombramiento de Alfonso Morón como director del Gabinete para el diálogo social no suponga un “caos un poco mayor”. A su juicio, el Gobierno debería indicar con claridad qué Ministerio tiene la “autoridad” en este proceso negociador, en lugar de remitirse continuamente a la Oficina Económica de La Moncloa, una instancia que debería ser siempre “la última” en intervenir, concluyó.

Comisiones Obreras respalda las previsiones de ingresos del Estado en 2010