sábado. 18.05.2024

CCOO y UGT trabajan ya con el horizonte de la huelga general

Tras lo que ya se empieza a conocer como el "ajustazo" del Gobierno, algunas voces sitúan la huelga en el próximo otoño. El decreto ley que reduce el salario de los funcionarios y congela las pensiones llegará el próximo jueves al Parlamento. El PP no aclara si respaldará o no los recortes aprobados el jueves por el Ejecutivo.
> Los sindicatos lamentan la "burla" del Gobierno
> La huelga general, "cada día más cerca"
NUEVATRIBUNA.ES - 21.05.2010

El Congreso estudiará el jueves si respalda el plan de ajuste aprobado por el Gobierno, que se afana para lograr los apoyos necesarios para que el Congreso convalide su real decreto ley. Mientras tanto, los sindicatos trabajan como si el país “fuera a vivir una huelga general”. Son palabras del secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, para quien "depende del Gobierno que se materialice o no" el paro general. A juicio de Comisiones Obreras, las medidas de ajuste aprobadas por el Gobierno “y otras que pueda aprobar” lastrarán la evolución de la economía española “con efectos sociales perversos".

Cándido Méndez, secretario general de UGT, no se ha quedado atrás al afirmar que su sindicato está en condiciones de "definir una política de propuestas e iniciativas sindicales como cualquier tipo de movilización, incluida la movilización general, ante esta deriva del Gobierno central por su plan de ajuste". Méndez cree que, con la aprobación por parte del Gobierno de estas medidas, "ha cambiado de carril y nos preocupa de manera extraordinaria porque el escenario político ha cambiado y no va en la dirección que pensamos para luchar contra la crisis económica".

Los sindicatos admiten que el Ejecutivo debe reducir el déficit del Estado, aunque defienden un aumento de impuestos para salir de la crisis. En este sentido, el vicepresidente tercero del Gobierno central, Manuel Chaves, ha asegurado que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, mantiene "el compromiso" de "adoptar medidas para las rentas de aquellos que más tienen", después de que este jueves saltara la noticia de que el Ejecutivo se dispone a subir impuestos a las rentas más altas.

Por lo que se refiere a los partidos de la oposición, el PP no ha aclarado si se opondrá a la norma que reduce el salario de los funcionarios, congela las pensiones y elimina ayudas sociales, como el ‘cheque bebé’y pone trabas al cobro de prestaciones de la Ley de Dependencia. El NO, no obstante, parece cantado si nos atenemos a lo que ha dicho este viernes Mariano Rajoy. El líder 'popular' se ha referido al real decreto del Gobierno como un "un estacazo al débil, al que no se puede defender" y ha descalificado al presidente asegurando que no conoce "un caso de travestismo tan espectacular como el de Rodríguez Zapatero".

Sobre la postura del PP, Manuel Chaves ha dicho que es "sorprendente" porque las autoridades de la UE, del FMI o los presidentes de Estados Unidos, Alemania o Francia han considerado que "son medidas valientes, que están en la buena dirección".

Por "sorprendente" que parezca, además de Rajoy el coordinador económico del PP, Cristóbal Montoro, también ha cargado contra el Gobierno por tomar, a su juicio, medidas “atolondradas, injustas y que además pueden agravar la crisis”. "Este Gobierno ha subido los impuestos sobre las gasolinas, sobre el tabaco, el IRPF y ahora va a subir el IVA, que va a afectar a todos. Esos son los ricos del país", ha ironizado Montoro en referencia a esa nueva figura impositiva que baraja crear el Ejecutivo.

Por su parte, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha reconocido que si el Gobierno hubiera sabido lo "fuerte" que venía la crisis habría "retrasado" la supresión del Impuesto sobre Patrimonio, que suponía unos ingresos de 2.000 millones de euros: "Son 2.000 millones de euros que no hemos tenido en el año más duro de la crisis". En todo caso, ha precisado que este impuesto "no estaba bien diseñado" porque tal y como estaba configurado afectaba "mucho" a las clases medias, en un país donde hay "mucha clase media". Además, las comunidades autónomas podían reducir ese impuesto a cero, como en el caso de Madrid. "No era un impuesto bien diseñado, convenía eliminarlo", ha apuntado.

CCOO y UGT trabajan ya con el horizonte de la huelga general