lunes. 27.05.2024
EL GOBIERNO OFRECE FIJARLO EN 39 AÑOS

CCOO condiciona el pacto en pensiones a la rebaja en el número de años cotizados

Las centrales aprecian que el Gobierno ha suavizado su oferta inicial en la mesa de negociación sobre la reforma del sistema de pensiones. CCOO quiere cerrar antes del viernes un acuerdo que deje claro quien podrá jubilarse a los 65 años tras la entrada en vigor de la reforma. Mientras, UGT ve "avances" en el pacto global, pero descarta un "acuerdo inminente".

nuevatribuna.es | 26.01.2011

El secretario confederal de Comunicación, Fernando Lezcano, ha asegurado que la enmienda transaccionada introducida ayer martes en el informe del Pacto de Toledo, que contempla flexibilidad en la jubilación, abre la puerta al acuerdo, aunque lo ha condicionado a que el Gobierno rebaje de 40 años el periodo de cotización exigido para cobrar el cien por cien de la pensión.

En el marco de la reunión de los secretarios generales de las federaciones de CCOO, Lezcano ha señalado que dictamen del Pacto de Toledo abre la posibilidad a un "horquilla" de edades de jubilación según los años cotizados, lo que su sindicato interpreta como una "reconsideración" de la postura inicial del Gobierno de implantar la jubilación forzosa a los 67 años.

Así, CCOO ha dado un plazo al Gobierno para alcanzar un acuerdo sobre el resto de temas "esenciales" antes del próximo viernes, fecha en la que aprobará el anteproyecto de ley de la reforma de pensiones en el Consejo de Ministros.

Lezcano ha subrayado que el Ejecutivo "tiene que bajar" el periodo de cotización exigido para cobrar toda la pensión, aunque no concretó los años concretos en los que éste debería fijarse. De ser así, el dirigente sindical apuntó que podría darse un acuerdo y que se estaría en disposición de seguir negociando sobre "las mejoras y los ajustes" del sistema de pensiones durante el trámite parlamentario de la reforma.

Además, CC.OO. quiere que el viernes esté por escrito que los colectivos con trabajos más penosos puedan jubilarse antes y que se amplíen estos colectivos con vistas a una ulterior concreción durante el trámite parlamentario.

En este punto, Lezcano dijo que ya se ha avanzado en estas materias, por lo que previsiblemente no supondrán un obstáculo, no así en el debate de las medidas para mejorar los ingresos por el sistema propuestas por el Gobierno, que se desarrolla con "dificultad".

El portavoz de CC.OO. también indicó que los sindicatos quieren ampliar el periodo de entrada en vigor de todas estas medidas más allá de 2027, fecha marcada por el Ejecutivo.

Otro punto de fricción son los coeficientes reductores en las jubilaciones anticipadas. Lezcano afirmó que se mantendrá esta penalización, pero no quiso aclarar si estos coeficientes se ampliarán para desincentivar esta fórmula de salida del mercado laboral.

Así pues, Lezcano afirmó que "está en manos del Gobierno propiciar el acuerdo" y recordó que, de no producirse, los sindicatos estudiarán el próximo 1 de febrero, durante la reunión de sus órganos directivos, "la estrategia de confrontación" a seguir.

UGT PIDE NEGOCIAR DURANTE EL TRÁMITE

El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha asegurado que las negociaciones entre Gobierno, sindicatos y CEOE están produciendo "avances", si bien ha admitido que éstos "aún son insuficientes" como para que el acuerdo sea "inminente".

"Aún hay dificultades, sería prematuro y no realista pensar que el acuerdo es inminente", subrayó Ferrer antes de participar en el Consejo Confederal de UGT, en el que informará sobre cómo marchan las negociaciones por un pacto global.

En este sentido, indicó que las conversaciones a tres bandas están dando frutos y están cimentando "condiciones" como para que el acuerdo pueda fructificar antes de que el Gobierno apruebe el anteproyecto de ley de la reforma de las pensiones.

Ahora bien, el representante sindical quiso aclarar que existen "dificultades muy grandes" que de no resolver prolongarían la negociación más allá del 28 de enero, cuando el Gobierno aprobará la reforma de las pensiones.

"El proceso de negociación no está condicionado por el anteproyecto de ley de la reforma de las pensiones. No tendría que ser ningún contratiempo para continuar la negociación", explicó Ferrer, por lo que recogió el guante lanzado desde el Gobierno para seguir con los contactos antes de que la reforma de las pensiones inicie el trámite en el Congreso.

"El trámite parlamentario permite incorporar acuerdos", valoró el líder de sindical, quien mostró el "esfuerzo y voluntad" de los sindicatos por que los contactos se materialicen en un pacto global.

Por último, confirmó que los sindicatos están manteniendo "reuniones constantes" con el Gobierno y empresarios, por lo que aseguró que las conversaciones volverán a repetirse en la tarde de hoy, cuando los sindicatos concluyan las reuniones de sus consejos confederales.

Por su parte, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, prefiere mostrarse "prudente" antes que optimista sobre la posibilidad de que finalmente el Ejecutivo y los sindicatos puedan sellar un acuerdo en torno a la reforma de las pensiones.

En declaraciones en los pasillos del Congreso, la vicepresidenta económica ha admitido que la votación sobre las recomendaciones del Pacto de Toledo que tuvo lugar este martes en la Cámara Baja implica que se está "avanzando hacia una mayor compresión" de lo que busca el Gobierno con la reforma.

En este contexto, ha subrayado que el Ejecutivo está proponiendo un sistema que incluye el alargamiento de la vida laboral, pero también "elementos de flexibilidad de mayor equidad que hace que la reforma tenga muchos elementos positivos".

"¿Es optimista entonces sobre un posible acuerdo?", se le ha preguntado. "Yo prefiero ser prudente", ha zanjado la responsable de Economía y Hacienda.

CCOO condiciona el pacto en pensiones a la rebaja en el número de años...