viernes. 19.07.2024

nuevatribuna.es | 03.02.2011

Los embargos a viviendas hipotecadas han alcanzado en 2010 los 118.000 inmuebles, lo que ha aumentado la búsqueda de alternativas extrajudiciales para evitar las ejecuciones, según la Agencia Negociadora de Productos Bancarios, una compañía dedicada a la reunificación de deudas.

El número de ejecuciones hipotecarias ha batido récord en 2010, por lo que tanto usuarios como entidades bancarias están buscando soluciones que ni "colapsen" los juzgados, ni ahoguen a los titulares con cuotas que no pueden pagar, según la Agencia.

Según la Agencia, las ejecuciones hipotecarias suponen "cuantiosas" pérdidas para los bancos y cajas de ahorros, porque acumulan en sus balances propiedades inmobiliarias que superan los 20.500 millones de euros, ya que en "muchas ocasiones" el valor de los inmuebles adjudicados no cubre el importe del préstamo concedido.

Para evitar estas pérdidas, las entidades recurren a otro tipo de actuaciones extrajudiciales que permiten, por ejemplo, vender la vivienda, asumiendo una pérdida, pero "sin lastrar" el balance. Por su parte, los titulares de la vivienda afrontan la pérdida de la misma, pero sin un proceso judicial y con una "importante" reducción en la carga financiera, según destaca la compañía.

CRECE EL NÚMERO DE INQUILINOS MOROSOS

El número de inquilinos morosos se incrementó un 16,8% en España en 2010 respecto al año anterior y sus deudas alcanzaron los 7.771,8 euros de media, según el 'IV Estudio FIM sobre morosidad de arrendamientos en España 2010', que del Fichero de Inquilinos Morosos.

Por comunidades autónomas, los mayores incrementos se produjeron en Madrid (+23,84%), Andalucía (+21,37%), Comunidad Valenciana (+19,38%) y Cataluña (+17,65%), todas ellas por encima de la media nacional. Por el contrario, las que registraron un menor incremento fueron Cantabria (+2,43%), Canarias (+2,53%), La Rioja (+2,80), Navarra (+3,61%) y Asturias (+3,70%).

Las comunidades con registros medios más elevados fueron Madrid, con 16.266,15 euros; Murcia, con 12.865,44 euros; Baleares, con 9.802,57 euros y Cataluña, con 8.741,11 euros. Aquellas con menor cuantía fueron Castilla y León (2.564.41 euros), La Rioja (2.915,32 euros), Asturias (2.956,88 euros) y Extremadura (3.328,54 euros).

Casi 120.000 embargos a viviendas