miércoles. 24.04.2024

Boyer rechaza volver al Gobierno por edad y porque no le gusta el sueldo

El ex ministro socialista y actual empresario lo ha dejado muy claro: "Si se siguen bajando los sueldos de los ministros y de los altos cargos de la Administración, pues no llegarán a ellos nada más que los analfabetos.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 21.6.2010

El nombre de Miguel Boyer, uno de los asesores que en los últimos tiempos 'susurran' al oído de Zapatero, está sonando con insistencia para una vicepresidencia en la remodelación del Gobierno que el presidente tiene que acometer como muy tarde el próximo otoño. Pero el que fuera ministro de Economía con Felipe González dice que no tiene edad "para estar en la brega diaria" ni tampoco está dispuesto a sufrir "más de lo que he sufrido en otros tiempos". Así lo ha reconocido este lunes en un desayuno organizado por Nueva Economía Forum. Pero, además, ha dado otra razón de peso para rechazar el cargo. "Si se siguen bajando los sueldos de los ministros y de los altos cargos de la Administración, pues no llegarán a ellos nada más que los analfabetos. No se trate de equiparar estos sueldos a los de los presidentes de los bancos, pero a lo mejor sí a los de algunos subdirectores generales de cualquier empresa, algo que me parece razonable". En todo caso, abundó el empresario, "aunque estuviera muy bien pagado, tampoco tengo edad" para aceptar el hipotético ofrecimiento.

Boyer ha respaldado también la reforma laboral emprendida por el Gobierno y ha mantenido que era "imposible" ir al contrato único ya que hay 15 millones de trabajadores con contratos indefinidos y derechos adquiridos, junto a un alto volumen de trabajadores temporales en la construcción y el turismo que es difícil de eliminar por las propias características de dichos sectores. Lo más viable, según Boyer, era lo que se ha hecho: incentivar el contrato de formación indefinido con indemnización de 33 días. Ahora queda, ha añadido, reformar la negociación colectiva, algo que considera imprescindible: "Los acuerdos colectivos son importantísimos y flexibilizarlos sería un gran paso adelante, y si se puede hacer y no lo impide la santa Constitución entonces sería un puntazo". Lo que también ha hecho es animar al PP a que se 'moje' con la reforma tras criticar que no haya presentado propuestas. Para Boyer, esta "puede" y "debe" mejorarse durante su tramitación parlamentaria como proyecto de ley.

El ex ministro ha calificado de "absurdo" el establecimiento de un impuesto a los bancos, ya que las entidades españolas no han recibido dinero del Estado, en comparación con las de otros países como Estados Unidos, Alemania o el Reino Unido.

Aunque apoya los planes de ajuste puestos en marcha por el Gobierno, advierte de que "no hay que exagerar" las medidas para no poner en riesgo el crecimiento. Su diagnóstico, no obstante es optimista: "Es inverosímil -ha dicho- que vayamos a caer en una planicie" con un prolongado estancamiento del Producto Interior Bruto, teniendo en cuenta que el sector inmobiliario tuvo su importancia en cuando a absorción de demanda laboral, pero no en cuanto a la aportación al crecimiento. "Desde 1950 hemos multiplicado por ocho el PIB, tenemos unos empresarios muy bien formados y es muy difícil que vayamos a caer en un pozo".

Boyer también ha rechazado el establecimiento de un impuesto a las transacciones financieras y ha anticipado su preocupación por la próxima llegada al BCE de Alex Weber, actual presidente del Bundesbank, por lo que pudiera suponer de reforzamiento de las tesis alemanas en todos los parámetros que juegan en la actual crisis. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se ha mostrado hoy convencido de que el trámite parlamentario no modificará "los elementos esenciales" de la reforma laboral aprobada por el Consejo de Ministros, en especial todo lo referente a los modelos de contratación.

Boyer rechaza volver al Gobierno por edad y porque no le gusta el sueldo