lunes. 24.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 30.6.2010

El consejero de Transportes, José Ignacio Echeverría, y el vicepresidente del Gobierno madrileño, Ignacio González, han reiterado hasta la extenuación que no habría negociaciones mientras los trabjadores siguieran incumpliendo los servicios mínimos. La pregunta es: ahora que se ha decidido respetarlos durante las jornadas del jueves y el viernes, ¿habrá predisposición a reconducir esta situación por la vía del diálogo?

Echeverría ha señalado en la Cadena SER que en todo caso la negociación se reanudaría este jueves, una vez que los trabajadores vuelvan a cumplir los servicios mínimos ya que lo que están haciendo ahora es, a su juicio, "ilegal". No parece que vaya a haber marcha atrás en las medidas de tipo disciplinario ya que, según ha explicado el consejero, "lo que se ha hecho es abrir expedientes cuyas consecuencias ya se verán en cada caso. Los trabajadores tienen 72 horas para presentar alegaciones (...) y hay un amplio abanico de sanciones que en algunos casos pueden acabar en el despido".

En el origen de la huelga está la decisión unilateral de la Comunidad de Madrid de incluir a las empresas públicas como Metro en el recorte salarial del 5% que el Gobierno de la nación aprobó para los funcionarios. Esperanza Aguirre se empeña en responsabilizar a Zapatero de la rebaja pero lo cierto es que en ningún lugar del decreto se dice que los trabajadores del metro tengan que sufrir la rebaja.

Aguirre, que esta mañana estaba ocupada en demostrar delante de Mariano Rajoy lo bien que se lleva con sus grandes enemigos, Alberto Ruiz Gallardón y Manuel Cobo, no parece interesada en aflojar la tensión con los sindicatos. En declaraciones a los periodistas, ha hablado de una agresión a dos trabajadores, que al parecer pretendían ejercer su derecho al trabajo y no secundar la huelga, para condenar la "intolerable violencia de los piquetes". Además, ha insinuado que "parece que había policia", pero ha admitido que desconocía cuál había sido su "actitud", que espera se vaya conociendo "a lo largo de la mañana".

La presidenta se ha referido al decreto sobre las medidas de ajuste asegurando que "es verdad que excluye a Renfe y Adif, pero incluye a todas las empresas públicas", y por eso la ley correpondiente de la Comunidad "ha incluido a todas, el Metro pero también Telemadrid y el Canal de Isabel I".

Mientras tanto, los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez pedían "mesura" en Getafe y "no echar mas leña al conflicto" ante la decisión de la Comunidad de Madrid de abrir expedientes disciplinarios a los trabajadores de Metro por no respetar los servicios mínimos.

Para Toxo, no se pone mesura abriendo expedientes disciplinarios "a troche y moche que lo único que puede hacer es radicalizar más todavía el conflicto y perjudicar mas todavía a los ciudadanos de la Comunidad de Madrid". Y ha añadido que "ya habrá tiempo para las reflexiones y ahora hay que buscar soluciones al decretazo que ha impuesto la Comunidad de Madrid. No es tiempo de tribunales sino de mucha negociación, mucha mesura y cabeza fría".

A su juicio, fue muy imprudente el tratamiento que se les dio a los trabajadores después del primer día de huelga: "Se dijo que la huelga había sido fallida lo que ha llevado a una radicalización".

Respecto a los expedientes, Cándido Méndez también ha considerado que "echar mas leña al conflicto mediante decisiones de esa naturaleza es un error" y ha pedido a la Comunidad de Madrid que "flexibilice su postura, abandone las imposiciones y busque una salida negociada ya que en esa voluntad están los sindicatos para no pasar a una nueva fase del conflicto". Los servicios mínimos se han incumplido -ha explicado- porque se está "cercenando el derecho a la huelga" y en España hay un reguero de experiencias en este sentido muy negativas por parte de las administraciones "porque no se pueden imponer de forma abusiva".

Fernández Toxo y Cándido Méndez han acudido hoy a la empresa EADS de Getafe para participar en una asamblea de trabajadores, dentro del calendario de actos que los sindicatos han convocado ante la huelga general del 29 de septiembre.

Aguirre no mueve ficha, por ahora