martes. 23.07.2024
CONDICIONARÁ SU PORVENIR

El 18,4% de los alumnos de ESO tiene carencias económicas severas

El informe tiene como objetivo conocer la situación de una de las generaciones más afectada por la crisis para poder atender mejor sus necesidades, así como sensibilizar a la sociedad sobre la falta de apoyo que sufren.

recoetrrtes

Un estudio realizado por Fundación Adsis, que cuenta con la participación de cerca de 3.000 adolescentes estudiantes de ESO de toda España, ha desvelado que el 18,4 por ciento de estos jóvenes tiene carencias económicas severas, lo que condicionará su futuro educativo. Se trata de adolescentes que viven en hogares con padres sin trabajo (63%), que tienen dificultades para pagar el alquiler o la hipoteca (70%), para pagar imprevistos (87%) y no pueden comer carne o pescado al menos 3 veces por semana (75%).  

El informe, que tiene como objetivo conocer la situación de una de las generaciones más afectada por la crisis para poder atender mejor sus necesidades, así como sensibilizar a la sociedad sobre la falta de apoyo que sufren, pone en evidencia que estos jóvenes tienen menos acceso a actividades y apoyos de carácter extraescolar, con lo cual su rendimiento se ve notablemente afectado.

FUTURO CON MÁS DIFICULTADES

En comparación, su desempeño académico es un 24 por ciento más bajo que el del resto de estudiantes y un 61 por ciento de ellos ha suspendido tres o más asignaturas el curso pasado. "Estos datos muestran que estos jóvenes van a tener un futuro educativo con más dificultades al no contar con las mismas oportunidades que el resto de adolescentes", ha explicado el director general de la Fundación Adsis, Carlos Melgar.

El trabajo también pone en evidencia cómo estos jóvenes se sienten menos valorados y apoyados por su entorno que el resto de estudiantes de ESO y cómo sus expectativas de éxito también son más bajas: un 37 por ciento cree que no alcanzará sus aspiraciones y un 30 por ciento no sabe si acabará la ESO o cree que no lo hará.

El 18,4% de los alumnos de ESO tiene carencias económicas severas