viernes. 19.04.2024
NUEVATRIBUNA.ES - 15.10.2010

Celestino Corbacho sentó este viernes por última vez sus posaderas en el poco mullido sillón que le tocó en suerte en la mesa del Consejo de Ministros. El que fuera alcalde de L'Hospitalet de Llobregat abandona el Gobierno en dirección a Cataluña como refuerzo, dicen, de la lista encabezada por José Montilla. La salida del hombre llamado hace poco más de dos años a gestionar la inmigración -y que se encontró con dos millones de nuevos parados- ha alumbrado un auténtico frenesí entre quienes juegan a adivinar el nombre del sustituto de Corbacho.

Entre los nombres recién incorporados a las quinielas destaca el de Trinidad Jiménez, la actual ministra de Sanidad y a quien algunos ven dispuesta ahora a asumir la cartera de Trabajo, después de perder las primarias madrileñas. Según estos rumores, Trini aceptaría el “marrón” del que ha hablado el propio Corbacho para dejar hueco con su marcha en el ministerio de Sanidad a la catalana Marina Geli, titular de Sanidad y Seguridad Social en la Generalitat, y que dejar así intacta la llamada cuota catalana.

Otros, quizás más escépticos sobre la capacidad de sacrificio de Trinidad, manejan el nombre de Ramón Jauregui, eurodiputado socialista y abogado laboralista, como el que está llamado a sustituir a Corbacho al frente de Trabajo. Junto al de Jauregui, suenan también los nombres de los andaluces Gaspar Zarrías y Manuel Chaves, aunque, para otros, el que más probabilidades tiene de llevarse el gato al agua es el actual secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado.

Según algunas informaciones, Zapatero ha dado orden a los ministros de cancelar sus agendas hasta el domingo, lo que se interpreta como una señal inequívoca de que el presidente del Gobierno dará a conocer este fin de semana el nombre del sustituto de Corbacho.

¿Se comerá Trini el marrón de Corbacho?