jueves. 13.06.2024

Muchos ciudadanos, a los que sus empresas no les han actualizado el sueldo con la subida del IPC (+2,9%) en 2013 en línea con la posibilidad de descuelgue de su Convenio, se habrán encontrado en su nómina con la desagradable sorpresa de que las retenciones a cuenta del IRPF son las mismas que en el pasado año, pese a que en 2013 ganan menos en términos reales.

Pues bien, este hecho tiene su explicación en que “no se ha deflactado” la tarifa, ni los mínimos personales ni familiares del IRPF.

Cuando el Gobierno aprueba deflactar la tarifa y los mínimos personales y familiares, actualiza estos importes con la inflación prevista, de modo que en el IRPF se pague por la renta disponible, es decir, la renta neta que cada uno obtiene, menos lo que fiscalmente se considera un mínimo imprescindible para vivir, según sus circunstancias personales y familiares.

Deflactando la tarifa y los mínimos se evita que una subida del IPC suponga el pago de más impuestos por unos ingresos que han perdido poder adquisitivo. Por el contrario, si esta medida no se aplica, como lleva sucediendo desde 2009 incluido, para cumplir con la austeridad presupuestaria, un asalariado paga relativamente más impuestos en relación con la pérdida de su poder adquisitivo.

Así, el truco de no deflactar la tarifa costará este año una media de casi 100 euros por contribuyente o, lo que es lo mismo, unos 1.800 millones de euros en total, que se suman a los más de 5.200 millones de coste para los contribuyentes entre 2010 y 2012, sin contar el coste ocasionado a los ciudadanos en 2009, fecha desde la que no se modificó la tarifa para la base liquidable general y los importes de los mínimos personales y familiares.

En el caso de rendimientos comprendidos entre los 12.000 y 21.000 euros netos anuales (sin descontar las retenciones), que es el tramo en el que se encuentra el salario más habitual de los españoles (sobre 13.000 euros netos), el coste de esta subida encubierta del IRPF será de 52 euros, que se duplica en el caso de las rentas entre 21.000 y 30.000 euros. Por tanto, para evitar sorpresas a los ciudadanos por una subida encubierta del IRPF, los Técnicos del Ministerio de Hacienda consideramos que es necesario actualizar la tarifa del IRPF así como los mínimos personales y familiares.

Contesta Carlos Cruzado,

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)

¿Por qué hay una subida encubierta del IRPF?