martes. 05.03.2024
L.M. / NUEVATRIBUNA.ES - 02.07.2009

Los sindicatos y la dirección de Iveco Pegaso alcanzaron hoy un acuerdo sobre el ERE que pesaba sobre más de un millar de trabajadores de la planta de San Blas. Al final, según el acuerdo avanzado por UGT, un total de 350 trabajadores sufrirán los despidos, si bien el sindicato confía en recuperarlos los próximos meses si se confirman las buenas previsiones de ventas de vehículos industriales.

“El stock nos está haciendo polvo”, señaló este jueves a nuevatribuna.es el representante de UGT en Iveco Pegaso, Juan Antonio Lorido, quien informó del acuerdo que supone el despido de 350 trabajadores de la planta madrileña de San Blas, 328 entre el colectivo de operarios o trabajadores “de mono” y el resto, 22 trabajadores, entre los empleados “de oficina”.

Según Lorido, las ventas de vehículos industriales se han reactivado, aunque la mejoría no afecta de momento a la planta de fabricación de vehículos debido al ‘stock’ acumulado en los concesionarios. La planta fabrica hoy 28 unidades diarias, mientras que, en noviembre de 2008, producía 125 camiones al día, añade.

La totalidad de la plantilla trabajará hasta diciembre sólo una de cada cuatro semanas, tal y como vienen haciendo hasta ahora, en virtud del ERE suspensivo que también hoy fue renovado. Los trabajadores cobrarán un mínimo del 82 por ciento del salario bruto, según el acuerdo alcanzado hoy, por el cual la dirección de la empresa se compromete a complementar los salarios que perciben los trabajadores del Servicio público de empleo (SPEE).

Un total de 103 trabajadores de 60 años se acogerán a “jubilaciones parciales” y percibirán un salario del 85 por ciento de la pensión que les corresponderá en el momento en que alcancen los 65 años.

Los restantes 243 trabajadores afectados por los despidos integrarán una bolsa de trabajo con prioridad para retornar a la fábrica cuando se vayan produciendo bajas o la actividad se recupere.

“Las ventas están aumentando”, afirma Lorido. “Pero todavía en fábrica no se nota”, agrega. “La red comercial está llena de camiones por todos lados”. “Y se ha creado un mercado de segunda mano que nos está haciendo polvo”, señala.

La intervención del Gobierno central y de la Comunidad de Madrid ha hecho posible que la dirección de la fábrica haya dado marcha atrás en su pretensión inicial de despedir a 1.024 empleados, añadió el representante de UGT.

"El ‘stock’ nos está haciendo polvo"