<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
miércoles. 30.11.2022
ENTREVISTA A JESÚS CALDERA

“El problema no es sólo Grecia, sino todo el proyecto europeo”

En esta entrevista, cuya primera parte avanza nuevatribuna.es por su interés cara al Cumbre Europea de este jueves, el ex ministro y coordinador del programa electoral del PSOE, explica las razones de la actual situación y las medidas que, a su juicio, han de ponerse en marcha sin más dilación. 

Nuevatribuna.es | Isabel G. Caballero | Este jueves se celebra el Consejo Europeo para acordar el segundo rescate a Grecia. ¿Qué ocurriría si los Veintisiete no alcanzasen dicho acuerdo?

"Para salir de la crisis es esencial la estabilidad de los mercados"Jesús Caldera | No sería bueno ni para el proyecto europeo ni para la situación económica, menos aún para la estabilidad financiera. Pero por encima de todo sería malo para los ciudadanos. Si queremos salir de la crisis un elemento esencial tiene que ver con la estabilidad de los mercados financieros. Es absolutamente esencial. Si no hay acuerdo, seguramente se generará más inestabilidad y eso no es positivo, sobre todo cuando se puede llegar a un acuerdo sobre bases lógicas y razonables.

Y ¿qué parte de responsabilidad puede tener la canciller alemana, Ángela Merkel, en un posible fracaso de la Cumbre? Ayer mismo rebajó las expectativas sobre lo que salga de esa reunión.

"Hay que utilizar la política monetaria con flexibilidad"No hay que buscar culpables, hay que exigir responsabilidad a todos aunque empecemos por los que más peso económico tienen en Europa. La responsabilidad es común. Merkel tiene unos criterios que responden a un consenso nacional bastante amplio y creo que esos criterios tienen que ser lo suficientemente flexibles para alcanzar un acuerdo. Hay algo evidente: si hay una restricción de crédito y hay inestabilidad en el sector financiero, las bases de la recuperación económica se retrasarán más tiempo. Los economistas progresistas con más predicamento como Krugman lo están indicando cada día. Hay que tener cierta flexibilidad, hay que utilizar la política monetaria con flexibilidad para buscar ante todo el crecimiento económico, no solo la lucha contra el déficit. Aquí hay una deuda grande que hay que pagar; al final los mercados somos todos. Si debes, tienes que pagarlo pero hay que hacerlo con condiciones que permitan razonablemente efectuar ese desembolso e iniciar la recuperación económica porque, si no, no habrá recursos para el pago futuro de los mismos. Por lo tanto, esto es bastante evidente. En el caso de Grecia es paradigmático pero no afecta solo a Grecia. El Problema de Europa es Grecia ahora, pero también el euro, es todo el proyecto europeo, y creo que tenemos la dimensión suficiente, los instrumentos y el poder para gestionar razonablemente.

Lo que se está planteando es reafirmar la autoridad política con un mensaje claro a los mercados.

¿Qué habría que hacer? ¿Qué me gustaría que saliera de la cumbre? La creación de una agencia de rating europea, rápida, creo que se puede hacer en un mes, no le veo dificultades, la situación está madura para ello. Segundo, que el Banco Central intervenga en los mercados para favorecer el euro, para favorecer el proyecto europeo. Intervenir significa comprar deuda a los países en riesgo, también en los mercados secundarios -la Fundación Ideas fue la primera que lo propuso-, eso parará la especulación. Por supuesto que el banco después va a recuperar esa inversión, porque los ciudadanos estamos dispuestos a hacer los sacrificios pertinentes, pero se tiene que dar un margen, tiene que haber una posibilidad  y una estrategia. Hay que plantearse no solo la compra de bonos sino una posible emisión de bonos de carácter europeo para sostener nuestro proyecto. Es lo que hace EEUU, la Reserva Federal está consiguiendo financiarse desde hace años a una tasa a veces incluso por debajo de la de Alemania, está en un 3% en estos momentos. Si descuentas inflación, casi hay intereses reales negativos, en muchos momentos los hay negativos, se financian muy bien. ¿Por qué no podemos hacerlo nosotros, teniendo la misma entidad económica, teniendo el mismo peso? Lo podemos hacer. Hay que tener una cierta flexibilidad, no abandonar los principios de rigor, pero tener flexibilidad, eso se puede y se debe hacer, si no me temo que las cosas serán muchas difíciles.

Usted mismo ha llegado a advertir de que la crisis de deuda puede ir a peor.

"Si no se reacciona se irá a peor"Depende de nuestra respuesta. Si no se reacciona, claro que se va a peor. Porque si tú tienes una deuda que vas a devolver pero se te encarecen las condiciones del crédito, la devolución es mucho más difícil y eso será una losa para el crecimiento económico. Si hay unas condiciones razonables –no tiene demasiado sentido este criterio del riesgo-, es decir, si tú asumes las reformas, estableces las políticas oportunas, la disciplina necesaria -y es de luego España lo está haciendo y Grecia también-, y estableces un programa en el que va a primar ante todo el saneamiento financiero y la estabilidad de las cuentas públicas –España lo está haciendo reduciendo drásticamente su déficit público- tiene que haber unas condiciones mínimas de financiación, digamos llevaderas; si los intereses que tienes que pagar están por encima de lo que la economía puede producir, por supuesto que las cosas irán a peor. Pero eso es bastante irracional, el inversor puede tener una rentabilidad garantizada, razonable, dado que estamos en tiempos de baja inflación, a un interés menor que también permita a los países salir adelante. Es así de sencillo y a la vez que complejo.

Sí, ha habido reformas, se han producido ajustes, los test de estrés no han salido mal…, pero en los últimos días los ataques de los mercados ha hecho que se dispare la prima de riesgo española.

Ahora llevamos unos días de recuperación. Los mercados son por naturaleza volátiles en tiempos de inestabilidad. Si hay un acuerdo este jueves se verá con distinta perspectiva porque veremos cómo nuestros bancos y nuestras empresas volverán a recapitalizarse, su valor subirá y las cosas irán mejor, todo está relacionado con los temores del momento y con la situación de Grecia. Creo que los mercados sí van a valorar las reformas que se están haciendo en España, lo vamos a ver, pero lo que se necesita es un acuerdo global y eso es lo que esperamos.

Pero podría darse la situación de que España necesitase un rescate.

"Un rescate a España sería un tiro de gracia al proyecto europeo"No, no lo creo porque el problema de no es la deuda pública. El rescate se predica cuando no se puede hacer frente a la deuda pública y la nuestra es baja, el 60% del PIB, por debajo de la media europea, por debajo de Francia, Alemania e Italia. Nuestro problema es la suma de deuda pública y privada, eso sí es un problema, está en el 400% del PIB y eso afecta a las familias, a las empresas y a las instituciones. Nuestro problema viene más por el sector privado que por el sector público. No, no va a haber un rescate de España, ni mucho menos. Creo que eso nunca ha estado en el horizonte. Es decir, la dimensión de la economía española en un caso de esa naturaleza llevaría a la ruptura o a la quiebra del euro. Primero, no son las condiciones objetivas de España y, segundo, eso sería un tiro de gracia para el proyecto europeo. No va a ocurrir, lo que tenemos que hacer ahora es enviar las señales de confianza suficientes con las políticas económicas comunes y la actuación del Banco Central y de la Comisión Europea -que parece por fin que ha entendido el mensaje- en orden a resolver el caso griego y apuntalar por esa vía con nuestros recursos, el euro y la situación financiera de la zona euro.

El candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, considera que los bancos tienen que colaborar para la estabilidad de la zona euro. ¿Qué instrumentos tienen para hacerlo?

"Los bancos pueden hacer una aportación extraordinaria, vía impuestos, para una salida social de la crisis"Los bancos tienen una situación en España relativamente saneada en comparación con otros países europeos, están en mejor situación. Se ven afectados por el problema que afecta a toda Europa y por el nivel de deuda que hemos acumulado. Pero, dicho esto, en las pruebas, los resultados son positivos, incluso en los peores escenarios la parte más importante del sistema financiero español salvaría su situación y no necesitaría un rescate. Tenemos unas instituciones relativamente sólidas, lo que hay que hacer es garantizar que sus costes no se disparan, que la gestión de esa deuda se puede hacer razonablemente para permitir que vuelva a fluir el crédito. Los bancos pueden hacer mucho en ese sentido, con una administración sensata, prudente, pero al mismo tiempo sin perder de vista que su tarea consiste en facilitar el crédito, si no, su negocio no tendría sentido, eso es lo que esperamos de ellos. Los bancos tienen beneficios, incluso en los peores momentos obtienen altos beneficios –pagan sus impuestos como es lógico-, lo que planteamos es que en su momento, cuando se salga de esta situación de crisis, se pueda hacer una aportación extraordinaria, vía impuestos, para una salida social de la crisis, una salida para que, los que más han pagado, que son los que han perdido el empleo, tengan oportunidades, recursos que les ayuden a financiar su vuelta al empleo. Eso es lo que estamos buscando y me parece sensato.

*Nuevatribuna.es publicará en los próximos días la segunda parte de esta entrevista.

“El problema no es sólo Grecia, sino todo el proyecto europeo”
Comentarios