miércoles 27/10/21

¿Cambiará la salida del ministro Corbacho la política laboral del Gobierno?

No parece probable. Y de hecho nadie lo espera. Los sindicatos destacan que la reforma laboral que ha impulsado el Ejecutivo es fruto de todo un equipo y de la línea marcada por el presidente. El PP también apunta a Zapatero como responsable de la situación del mercado laboral, aunque por un interés electoralista que le lleva a resaltar la crisis interna que, a su juicio, atraviesan el Gobierno y el PSOE.
> UGT, con el corazón partido
> "Estamos preparados para tomar la calle"
> A. ANTÓN: Una reforma laboral sin justificación
> A. ANTÓN: Los efectos regresivos de la reforma laboral
> A. ANTÓN: La reforma laboral recorta los derechos
> A. ANTÓN: Giro antisocial de la política socioeconómica
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 3.9.2010

El secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, no puede ser más pesimista: "No es un problema de personas, puede venir otro u otra que lo haga incluso peor".

Toxo ha comentado en Gijón la salida del Gobierno del titular de Trabajo e Inmigración para incorporarse a la candidatura del PSC ante las elecciones catalanas de otoño asegurando que "es un problema de políticas, y son las políticas las que se han de corregir, sobre todo después del giro en política social y económica que se ha dado a partir de la reunión del Ecofin del mes de mayo, que están provocando los efectos que ya ha hecho visible el paro de agosto, y que se verán amplificados en los datos del paro de los próximos meses, si es que se persiste en la postura que está manteniendo el Gobierno".

Con esta opinión coincide el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, que ha mostrado su "respeto" hacia la decisión de Celestino Corbacho y que ha puntualizado que las "políticas de recortes" laborales son atribuibles "al conjunto del Gobierno", "empezando por el presidente", José Luis Rodríguez Zapatero.

En Ferrol, en una rueda de prensa conjunta con el sindicato CCOO para evaluar la convocatoria de huelga general del 29 de septiembre, Toni Ferrer ha recordado que los sindicatos están en una etapa de "confrontación y rechazo de las políticas del Gobierno, las políticas de ajuste y recortes" y de una "reforma laboral lesiva para los trabajadores", que surgen "del conjunto del Gobierno" y de su presidente. A su juicio, en este período, "lo único que puede reconducir la situación es una rectificación de la política económica y social del propio Gobierno".

Toni Ferrer ha incidido en que "las políticas neoliberales del Gobierno" y sus "políticas de derechas" afectan al conjunto de los trabajadores y sólo garantizarán el cobro de la deuda al sistema financiero. Ha insistido en que existe una posible "salida progresista" a la crisis, con medidas económicas como las desarrolladas en Estados Unidos, para aventurar que será "una huelga que se va a ganar". Y ha subrayado que resulta "injustificable" la idea de elevar la edad de jubilación, en especial, tras las afirmaciones realizadas ayer por el secretario de Estado de la Seguridad Social hablaba de la "buena situación de ingresos de la Seguridad Social".

Así las cosas, el relevo al frente del departamento de Trabajo no altera los planes de CCOO y UGT para el 29 de septiembre, día en el que ambos sindicatos han convocado una huelga general en protesta por la reforma laboral.

EL PP RESALTA LA "CRISIS INTERNA" DEL GOBIERNO

El PP también ha sido muy crítico con la figura de Celestino Corbacho pero, sobre todo, ha aprovechado para arremeter contra Zapatero. Su secretaria general y presidenta regional del partido en Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, considera que el ministro del que parece que "puede prescindir" el presidente del Gobierno "ha dejado a España con un nivel de parados que lamentablemente es récord histórico en la historia de la democracia española". Cospedal ha acusado al presidente de "dejar abandonados a los españoles a su suerte". Y ha añadido: "No nos merecemos que nos abandonen mientras ellos se ocupan de sus temas internos decidiendo quiénes van a ser o no van a ser candidatos y diciéndole a los españoles que ellos son los que tienen que emplearse en buscar trabajo y que ellos son los que tienen que intentar solucionarlo porque así habrá menos parados".

Además de estas declaraciones de la secretaria general, su 'alter ego' en el Congreso, la portavoz parlamentaria, Soraya Sáenz de Santamaría, ha calificado la salida de Corbacho de "autocese" que constata el "fracaso" del Gobierno socialista para "parar la sangría del paro", al tiempo que refuerza la "imagen absoluta de descomposición" de los socialistas. "No es casualidad ni un hecho aislado que el primero que abandona el barco de Zapatero sea el ministro del paro, ni que tenga que buscarse empleo en otras administraciones y otras listas", ha asegurado Sáenz de Santamaría en rueda de prensa tras la Junta de Portavoces.

Sáenz de Santamaría vincula además la decisión de Corbacho con la "crisis interna" que, a su juicio, sufre el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y el PSOE, tras los problemas suscitados en el PSOE madrileño y con la negociación presupuestaria con el PNV.

Los 'populares' "anticiparán" la despedida de Corbacho del Ejecutivo en la sesión de control del próximo miércoles, ya que en lugar de preguntar por el aumento del paro en agosto al todavía titular de Trabajo lo harán a la vicepresidenta económica, Elena Salgado, a quien reprocharán su "irresponsabilidad e insensibilidad" sobre esta cuestión. En opinión de la portavoz 'popular', "nadie en el Gobierno socialista se hace responsable del problema del paro".

¿Cambiará la salida del ministro Corbacho la política laboral del Gobierno?
Comentarios