CON EL IMPULSO DE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA

El plan de lucha contra el fraude laboral empieza a dar frutos en el sector turístico

La bajada de la temporalidad en algo más de un punto, tiene mucho que ver con la puesta en marcha del Plan Director de Inspección de Trabajo, con las cartas enviadas a más de 20.000 empresas, en las que se habían detectado contratos a falsos autónomos.

Uno de los mayores avances ha sido incluir cláusulas que reducen los efectos de la externalización, obligando a la aplicación del convenio sectorial por encima del de empresa

El sector turístico en España cuenta con más de 3 millones de trabajadores y trabajadoras en activo. De esta cifra total de personal activo, están ocupados el 91%, casi 7 puntos porcentuales más que la tasa de ocupación registrada en el primer trimestre de este 2018. El sector presenta hoy en día, una tasa de paro del 9%, cifra casi 6 puntos inferior a la registrada para el total de la economía española. De este total de ocupados, 2.259.283 son personal asalariado y más de medio millón son trabajadores autónomos. 

Los datos de la EPA en los últimos cinco años del sector de la hostelería vienen cosechando buenos resultados. Desde 2014 hasta 2017 se ha incrementado en 248.704 el número de trabajadores y trabajadoras asalariadas, pasando de 1.068.884 personas como valor medio trimestral en 2014, a 1.317.589 personas en 2017. El incremento ha sido menor entre hombres (+19,79%) que entre mujeres (26,17%).

El número de asalariados y asalariadas con contrato indefinido se ha incrementado en la misma proporción prácticamente que el de contratos temporales, de forma que la distribución del número total de asalariados y asalariadas en función del tipo de contrato, se ha mantenido constante durante estos años (61% contratación indefinida y 39% contratación temporal).

1
Fuente: Comisiones Obreras Servicios

En función del tipo de jornada sí se ha registrado una evolución positiva durante este periodo, habiendo aumentado un 29% el número de asalariados y asalariadas a tiempo completo frente a un aumento del 11% en el número de asalariados a tiempo parcial. De esta forma, la distribución ha pasado de un 66%-34% en 2014 entre asalariados y asalariadas a tiempo completo y asalariados y asalariadas a tiempo parcial, a una distribución del casi el 70%-30% en 2017. 

2
Fuente: Comisiones Obreras Servicios

La bajada de la temporalidad en algo más de un punto, así como la bajada de los contratos a tiempo parcial, tiene mucho que ver con las cartas enviadas antes del verano a más de 20.000 empresas -tras la puesta en marcha del Plan Director de Inspección de Trabajo-, en las que se habían detectado un alto índice de temporalidad, de contratos a tiempos parcial y de contratos de autónomos, que en la práctica son falsos autónomos. Además, el esfuerzo negociador desde los sindicatos mayoritarios en materia de negociación colectiva donde se han cerrado 17 convenios en el sector de Hostelería entre autonómicos y provinciales, hace que haya mejorado la calidad del empleo en este sector. Más de un millón de personas han visto renovadas sus condiciones sociales y económicas -el aumento salarial de los convenios colectivos sectoriales negociados en 2018, supone un incremento del 2,60%-. Uno de los mayores avances ha sido incluir cláusulas que reducen los efectos de la externalización, obligando a la aplicación del convenio sectorial por encima del de empresa. Esta cláusula afecta especialmente al colectivo de camareras de piso. 

Todo ello a pesar del bloqueo del algunas patronales del sector. Lo que ha supuesto que todavía queden 12 convenios sectoriales por negociar, los más notorios por volumen de trabajadores a los que les atañe son los de la Comunidad Valenciana, Asturias y Murcia.

A esto hay que unirle la voluntad de las Administraciones que han puesto en marcha iniciativas como el aumento del control del fraude en la contratación y de la economía sumergida. También se ha reactivado la Mesa por la Calidad del Empleo en la Hostelería, donde se ha alcanzado el acuerdo histórico del reconocimiento de las enfermedades profesionales al coletivo de camareras de piso.