martes. 23.04.2024
infiltrado_vox

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Pablo D. Santonja | @datosantonja

Estrenada en septiembre de 2023 en el Teatro del Barrio, “Infiltrado en Vox” cuenta la historia “ficticia” de cómo Moha Gerehou consiguió eliminar del mapa al partido político Vox.

Moha Gerehou es un activista, periodista y escritor antirracista, que firma está obra casi de ciencia ficción donde, con el uso de la tecnología deepface, va desgranando las políticas racistas y discriminatorias del partido. Así, juega a evidenciar un discurso marcadamente excluyente, que pone en boca y satiriza a nuestros políticos de primera línea de fuego.

Al ser una ficción Moha se permite divagar sobre un entramado de espionajes cutres para adentrarse en la cúpula del partido con un cliffhanger sobre una “información secreta” jamás desvelada, que llevará a la ruina al partido.

El arranque es verdaderamente prometedor, y altamente interactivo por un par de sorpresas que no quiero desvelar. Pero la energía  del arranque inicial se disipa  a los pocos minutos pues, al ser todo ficción, la crítica se ve forzada ante unas actitudes ya premeditadas.

La obra está cargada de humor, y es de risa fácil, pero al final de la obra se siente vacía, como una oportunidad perdida. Convengamos, sea de la ideología que sea, que Vox aúna historias increíbles entorno a su fundación, como noticias de hemeroteca al estilo: la financiación por parte de Irán, los tejemanejes de Espinosa de los Monteros, la “titulitis” de Rocío Monasterio, o los numerosos casos de subida de sueldos estratosféricos en ayuntamientos dirigidos por el partido.

Materia prima de calidad que haría las delicias de cualquier guion de corrupción política al estilo “El reino” de Sorogoyen.

cartel_infiltrado_vox

En vez de usar esa materia prima para hacer una crítica al partido, a sus políticas racistas y homofóbicas, decide inventarse diálogos y situaciones exageradas hasta la hipérbole funcionando más como burla directa hacia los políticos representados que cómo crítica al partido, alejándose de la realidad.

Al final de la obra se intenta rescatar ese sentido crítico, pero para mí ya era tarde, los fragmentos creados por deepface, IAs, audios falsos y demás artimañas me habían alejado de una mirada realista de la situación del partido.

Aún así he de destacar la valentía de escribir y realizar una obra de comedia satírica apuntando directamente al partido y sus cabecillas. El carisma de Moha hace que esta pequeña obra de ciencia ficción se pase volando entre las risas malvadas y cómplices de un público entregado a la causa.

Próximos pases: lunes 4 y 11 de marzo.

'Infiltrado en Vox': buena comedia, cruda realidad