sábado. 20.04.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Diego Ruiz de la Cruz | @dieruiz90 

La Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) nos trae a la sala Tirso de Molina del Teatro de la Comedia "La Fortaleza", dirigida por Lucía Carballar y protagonizada por tres rostros habituales de la compañía, así como de las series de televisión. Ellas son Mamen Camacho, Natalia Huarte y Eva Rufo.

El trabajo interpretativo por parte de las tres protagonistas es absolutamente magnífico, demostrando un dominio de una de las partes más difíciles de la interpretación: las emociones

"La Fortaleza" es un diálogo entre las tres actrices, extraído de la obra "El Castillo de Lindabiris" de Calderón de la Barca, adaptándola a los tiempos actuales.

En ella hay cierto homenaje a la región de Murcia y a su gente. También encontramos una reflexión sobre la figura paterna, ausente en muchas familias, a veces por decisión del propio progenitor.

La obra trata sobre esas hijas que desearían haber pasado más tiempo con su padre y que, tras su fallecimiento, ya no podrán verlo más.

La obra ha triunfado claramente ante el público, ya que ha conseguido llenar todas y cada una de sus representaciones

Es una obra en la que el público participa de alguna manera, primero leyendo en la pantalla de proyección la historia real de cada una de las actrices y también sobre el proceso de creación tanto de la obra como del decorado.

El decorado es muy original, con un escritorio y un micrófono que las actrices utilizan ocasionalmente para dar más fuerza a sus palabras, además de una pantalla mencionada anteriormente para hacer partícipes a los espectadores del proceso. También cuenta con un montón de escombros, tejas, ladrillos y adoquines amontonados.

Las actrices juegan a construir una escalera con esos ladrillos, simbolizando el intento constante por alcanzar esa figura paterna mencionada anteriormente.

El trabajo interpretativo por parte de las tres protagonistas es absolutamente magnífico, demostrando un dominio de una de las partes más difíciles de la interpretación: las emociones.

La obra ha triunfado claramente ante el público, ya que ha conseguido llenar todas y cada una de sus representaciones.

'La Fortaleza': Calderón de la Barca adaptado a los tiempos de hoy