miércoles. 24.07.2024
solea_morente

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

Desde hace tiempo, Soleá Morente se ha consolidado como una de las cantantes más innovadoras y talentosas de la escena musical española. Su música fusiona audazmente el flamenco con elementos electrónicos y rock, destacando por transmitir alegría y buenas vibraciones. Con cuatro discos en solitario, es capaz de cantar a Lorca al tiempo que forja alianzas inesperadas con artistas tan variados como Napoleón Solo, La Casa Azul y Cariño.

El talento musical le viene de familia, ya que su padre es el genio detrás, junto a Lagartija Nick, de "Omega", posiblemente el mejor disco de rock y neopunk que ha producido nuestra industria musical. Una obra tan inmensa como inclasificable.

Era comprensible, por tanto, que hubiera grandes expectativas para el concierto de Soleá Morente en el Teatro Fernando Fernán Gómez, dentro del ciclo "Música en la Villa 2023". Y no defraudó en absoluto. La artista granadina y su banda aparecieron en escena interpretando el emblemático tema "La ciudad de los gitanos", que resume gran parte de su estilo y fusión musical. Esta canción, compuesta en colaboración con su amigo Jota de Los Planetas, combina magistralmente sonidos electrónicos con cautivadores riffs de guitarra que se entrelazan con su dulce voz llena de duende. En definitiva, un tema a medio camino de muchos estilos posibles.

Fue un comienzo muy emotivo para un concierto que durante aproximadamente 90 minutos repasó gran parte de la trayectoria en solitario de Soleá, dejando en claro el momento creativo tan especial que vive la artista granadina. La artista lució una imagen especialmente atractiva y sensual en escena, mostrándose como la diva que es con un look negro que le sentaba especialmente bien. La seducción es otro de los pilares de su música.

Continuó con "Polvo y arena" y otros temas del álbum "Aurora y Enrique", canciones que forman parte de un disco que busca rendir homenaje a la historia de amor de sus padres, Aurora Carbonell y Enrique Morente. Este emotivo recuerdo se complementó con la proyección en escena de varias fotos familiares de sus padres.

Uno de los momentos más divertidos de la noche llegó con "Lo que te falta", canción que da título a su álbum de 2020 y que destaca por su potencia y emotividad sonora. Soleá la interpretó de manera magistral en el escenario, mostrando en ocasiones su faceta más folclórica y sentida. Solo le faltó una bata de cola y peineta.

Poco a poco, Soleá y su banda sedujeron a un público ansioso de buena música y buenos momentos. Esto se pudo apreciar en temas como "Ducati" o en su reciente éxito junto a La Casa Azul, "No pensar en ti", un emotivo homenaje a Raffaella Carrà. Canciones que apuestan de forma más clara por el baile y la electrónica.

La noche culminó con su ya himno "Baila conmigo", posiblemente el tema más emblemático de toda su discografía (al menos para el que suscribe). Todo el público se puso de pie y bailó al ritmo de una canción que es imposible que decepcione. Sin duda, fue un gran final para una noche llena de duende electrónico.

Soleá seduce en Madrid