lunes. 04.03.2024
los_farad_fotograma
Fotograma de la serie. (Imágenes: Filmaffinity)

Marta Thena |

Marbella, años 80. Oskar (Miguel Herrán) es un chico que sueña con montar un gimnasio y que, de la mano de Sara Farad (Susana Abaitua), termina adentrándose en el fascinante mundo de la Costa del Sol, con su jet set, sus excentricidades y su geopolítica. Oskar consigue todo eso gracias a los Farad, una familia que le ofrece un futuro, pero con el más inesperado de los oficios: el tráfico de armas.

Este thriller de 8 capítulos de 45 minutos se inspira en la novela “El traficante”, de David López Canales, y que esta sí tiene si base real, ya que su protagonista, Monzer Al Kassar, si se convirtió en un importante traficante de armas internacional con base en Marbella.

Aunque la trama tiene dos estructuras paralelas, una la Guerra Fría, y otra la “guerra familiar” entre la familia Farad para saber quién heredará el imperio de la familia. Los tres personajes que mantienen el ritmo y la calidad de las interpretaciones son Oskar, Sara y Leo. Todos ellos tienen algo en común, la ambición y la codicia.

Sara Farad, consciente de que una mujer en los años 80, pese a estar altamente cualificada para hacerse cargo del negocio familiar, nunca conseguirá encabezar ese negocio únicamente por ser mujer. Pero su vida da un giro cuando conoce a Oskar, un chico de Aluche que trabaja en un gimnasio y que su sueño es montar un gimnasio. Oportunidad y reacción. Oskar ayuda a Sara cuando esta está siendo agredida por un hombre. A partir de ahí su vida da un giro de 360 grados.

Las localizaciones y decorados, como la casa de los Farad, una casa llena de cristales en la que se puede observar el interior, carente en su afán de demostrar que “el negocio de los Farad es limpio y legal”, transparente como esos cristales.

La serie, aparte de adaptarla a un ritmo conjunto a una fotografía espectacular, nos va presentando y desentrañando cada personaje en situaciones cada vez más complejas. Y es que Leo, el patriarca de los Farad, no sólo tiene que negociar la venta de sus armas en conflictos bélicos internacionales y lidiar con su némesis Mawad, sino que también ese conflicto está impregnado en su familia.

Y es que, su único hijo Hugo es incapaz de liderar esa familia. Tal vez la escena más representativa de esta serie es el intento de asesinato de Mawad a manos de Hugo. Un asesinato fallido y por el que, aparte de un giro en la trama, repercute y tendrá unas consecuencias fatídicas.

Al igual que ocurre en la película “El Padrino”, el autor de dicho intento de asesinato será perseguido y sentenciado. El espectador seguramente se esté esperando esa reacción, aunque no sea de esta forma, ya que vuelve a haber otro giro y un cambio brusco, pero bien estructurado de la trama.

Aunque Leo desaparezca, los personajes de Sara y Oskar tomarán mayor peso e importancia, al igual que en la serie Succession. Ella tomará el control y las decisiones y de las negociaciones, ante un Hugo desaparecido.

los_farad_cartel

Cabe destacar en este thriller la importancia de las localizaciones. Aunque gran parte de la trama de los Farad se derrota en el Puerto de Banús, el equipo de arte decidió grabar todas estas escenas en diferentes puntos de la Costa andaluza, como el famoso Hotel Servigroup Galúa de La Manga del Mar Menor simulando Angola, la provincia de Almería, como La Isleta del Moro, Tabernas y Viator; la provincia de Granada, como Almuñécar, Motril, y La Herradura (que fue usada para las escenas de Puerto Banús), y Málaga cuyo Ayuntamiento fue usado para las escenas de un hotel de la Costa Azul.

Sin embargo, parte de la geografía y la arquitectura de estos lugares no se corresponde a la del Puerto de Banús, para ello se recrea el escenario original a través de efectos digitales.

'Los Farad', la serie española que trata temas tabú como el tráfico de armas en los 80