martes. 05.03.2024
guerra_drones

Ángel Monedo |

A vuelo de pájaro vemos el paisaje devastado de Bakhmut, la guerra ha cambiado, la tecnología robótica ha transformado la histórica trinchera en una trampa. Los personajes de esta novela son todos jóvenes hombres y mujeres que se enfrentan a la gélida muerte mientras infligen el más severo daño a su enemigo utilizando pequeños artilugios voladores para contrarrestar la balanza bélica. Pero el precio es alto, la salud mental de estos jóvenes guerreros se ve afectada por imperativos categóricos de índole moral y la necesidad de defender su existencia como nación. Entre los personajes más llamativos se encuentra una misteriosa y peligrosa asesina Kurda llamada “La pantera” que parece haberse escapado de su propio ciclo mítico, es como si la Pantera se introdujera en el libro de una manera subrepticia encarnando a una mítica heroína dotada de una enorme experiencia de combate en Medio Oriente y un conocimiento de doctrina militar impresionante. Parecería como si los otros personajes serian satélites atraídos por el magnetismo animal de la cruel Pantera. 

Una obra cuya lectura es necesaria para entender el cambiante mundo de la geopolítica desde una perspectiva original e imaginativa

Es un libro escrito para ser visto en la pantalla de cine, o ser parte de una serie, pero no se confundan esta obra está llena de información interesante y contado en un estilo “trepidante” y bastante inusual. Todo puede suceder cuando se halla suelta “la Pantera” un personaje complejo con un sentido del humor corrosivo y provista de una torcida brújula moral. Las mujeres son extraídas de sus nichos tradicionales, como victimas indefensas de la crueldad de la guerra, en esta pequeña y divertida novela muestran su lado más combativo cuando se ven expuestas a circunstancias extremas pero basadas en historias reales, quizá compartidas en medios digitales y redes sociales. Las  escenas de combate están basados en una investigación rigurosa del material y las técnicas de combate empleadas, y que ahora se han vuelto más conocidas gracias a ciertas plataformas de difusión de contenidos, incluso se discuten las ventajas y confort de vehículos para transportar tropas y sus diferencias más significativas, sin embargo en medio del clamor de la guerra también se producen hechos de naturaleza inexplicable, experiencias y presencias para normales se manifiestan en los derelictos pasillos en un famoso hotel semiderruido por efectos de la artillería. Un grupo variopinto de jóvenes post adolescentes de la generación “Z” criados con las banales comodidades del mundo occidental: gamers, diseñadores, artistas, personas vulnerables, amantes de los ritmos del blues y el grunge, soñadores cuyo mundo era bastante distintito al inhóspito mundo de los bunkeres y las escenas de terror que diariamente se viven cuando el frente de batalla truena en el horizonte y las esquila de metralla vuelan en todas las direcciones, cuando un misil aterriza en un piso donde una ola de fuego funde a dos hermanas en un abrazo obscuro y eterno. Aunque el lenguaje que se usa es directo y claro con poca inclinación hacia la metáfora retórica, la belleza poética brilla entre los resquicios de la oscura ergástula. 

La guerra no se comprende como un juego político de los poderes hegemónicos, sino más bien desde una perspectiva existencial de sus personajes, se compone de historias de lucha, devastación, supervivencia, nacionalismos exacerbados por dinámicas sociales e históricas que desembocan en la lucha fratricida. 

La guerra no se comprende como un juego político de los poderes hegemónicos, sino más bien desde una perspectiva existencial de sus personajes

El autor nos obliga a sobrevolar los campos de matanza y desde un insecto metálico provisto de avanzados sistemas ópticos y de navegación a ser testigos de los cambios producidos en los escenarios del conflicto provocados por la introducción de drones baratos que pueden llevar una carga explosiva considerable y destruir sistemas antiaéreos que superan los cincuenta millones de euros. Los hábiles pilotos depositan granadas en escotillas y ranuras para provocar la explosión en cadena de la munición que hacen que las cúpulas de los tanques vuelen literalmente por los aires.

Imagínate un año antes de la guerra, estudiado en la universidad, clase media educado, lector de comics e historietas y admirador de series y películas de Hollywood, y en un pestañeo te encuentras destruyendo 10 tanques y matando o hiriendo a personas que comparten tus mismas características genéticas, en este caso las de los pueblos eslavos. 

La mujer en esta obra asume un rol transformador, como ejemplo de las virtudes humanas abriendo ejes de cambio y liberación. Esta acción libertaria tiene una repercusión inesperada en la evolución social que se encamina hacia la búsqueda de la justicia y la igualdad. Los actores sociales se enmarcan dentro de un espacio donde las violencias de los estados beligerantes afectan el tejido de las naciones y donde la mujer surge otra vez como un fénix flamígero para levantar las sociedades destruidas por añejos y anacrónicos fundamentos patriarcales donde el lado más destructivo de su naturaleza se muestra una y otra vez parcial al caos y la conflagración a escala industrial. El sinsentido de la guerra toma un cariz metafísico, una línea tangencial, un intento infructuoso de escapar de una realidad opresiva y mortífera, los comportamientos se tornan obsesivos y nos permiten abrir una claraboya para observar dentro de la esfera pisco-humana, esa mariposa frágil y bella que vuela hacia la luz y su propia destrucción. 

El sinsentido de la guerra toma un cariz metafísico, una línea tangencial, un intento infructuoso de escapar de una realidad opresiva y mortífera

Volvemos a Bakhmut, aunque esta vez la ciudad este plagada de cráteres de los tamaños, todos los edificios están en ruinas, perros famélicos practican el canibalismo, la devastación es total, sin embargo, en un refugio subterráneo un escuadrón de jóvenes soldados con sus drones kamikazes dotados de cameras, y grandes gafas que son pantallas donde la realidad se convierte en un videojuego de consecuencias sangrientas se preparan para la contraofensiva virtual.

Definitivamente una novela fresca y desbordante que nos anuncia una saga extraordinaria y adictiva que seguramente tendrá una gran repercusión en el repetitivo, predecible sediento y árido mundo de la literatura contemporánea. Una obra cuya lectura es necesaria para entender el cambiante mundo de la geopolítica desde una perspectiva original e imaginativa. Una briza refrescante resquebraja los cansados arquetipos de un universo dominado por cansinos superhéroes que representan los miedos y los fetiches de una cultura decadente. Aquí los héroes son reales, son gente de carne y hueso que sangra si se los lastima, que lloran cuando sufren, y mueren en la búsqueda de la tan ansiada y romantizada libertad.

 

¿Por qué debería leer ‘La guerra de los drones’?