martes. 28.05.2024
Foto de archivo
Foto de archivo

Recientemente se ha publicado el libro "las Reales academias nacionales en Madrid" coordinado por el académico Francisco González de Posasa, y publicado por el Instituto de Estudios Madrileños (CSIC). Está colgada en la web de la Real Academia Nacional de Medicina.

Como son el resultado de unas conferencias que tuvieron lugar en el año 2021 y que ya comenté, voy a referirme a las novedades que he visto en dicho libro. Primero, me llama la atención el diferente tratamiento que dan las Reales Academias al tema de la legislación republicana, que primero, suprimió lo de "real" (gaceta de Madrid de 21 de abril de 1931) y posteriormente las disolvió, creando en su lugar el Instituto Nacional de Cultura (gaceta de Madrid, 15 de septiembre de 1936).

La Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, es la que explica con detalle, ambos Decretos republicanos, separando los periodos en donde fueron aplicadas, como interrupción y restitución. Este último, fue publicado por el BOE de 8 de diciembre de 1937, desde Burgos y desarrollado en el BOE 2 de enero de 1938. La real academia ya tenía la ventaja de haber restituido a siete de sus académicos, las medallas que les había sido retirada en aplicación del juramento que tenían que hacer, según los anteriores BOE, y que no hicieron, reconociendo así la legalidad republicana, y que esta había sido vulnerada.

En el lado opuesto, está la Real Academia Nacional de farmacia, cuyo conferenciante, pone mal la fecha del decreto de disolución, pues no es el 17/11/1936, sino como ya hemos dicho, está en la gaceta de Madrid de 17/09/1936 (pág. 193).

Otras falsedades históricas, son lo que pone la Real Academia de Jurisprudencia, (pág. 182) "...que con la guerra civil se escindieron en dos las academias, una se quedó en Madrid y la otra en San Sebastián..." lo que es imposible, pues en Madrid, ya habían sido disueltas, tras retirarles lo de “Reales”. La de San Sebastián era la franquista, creadas en Burgos, por el gobierno golpista.

Hay una relación no resuelta por la historiografía, entre el Instituto de España, las Reales Academias y el CSIC, dando lugar a confusiones intencionadas, y ninguneo generalizado de la legalidad republicana

Para el conferenciante de la Real Academia Nacional de Medicina, se inventa su propia versión de lo que pone el articulo 62 de la Constitución monárquica de 1978 respecto a estas Reales academias: "...la RANM es una corporación científica que se encuentra integrada en el Instituto de España, institución del Estado…" (pág. 166), ya que dicho artículo dentro del Título II sobre la Corona, lo que nos dice, es que estas Reales academias, tienen su origen en el siglo XVIII, de la Ilustración, y no hace ninguna mención al Instituto de España. Y ya que tocamos el tema del IE, llama mucho la atención que se haga en todas estas conferencias referencias a dicho Instituto, pero nunca se explique su origen ilegal franquista, publicado por el BOE de 8 de diciembre de 1937, donde se crea para aglutinar a las reales academias y que luego por otro decreto de 19 de mayo (BOE de 20 de mayo de 1938), disuelven a la gran institución científica, la Junta para ampliación de Estudios (JAE), para traspasar sus bienes a dicho Instituto de España, que posteriormente, por la ley de creación del CSIC fueron a parar todos esos bienes (BOE de 24 de noviembre de 1939), cuando la JAE había seguido funcionando hasta el final de la guerra, con los grandes científicos, que defendieron la legalidad republicana y de su Constitución, siendo posteriormente duramente represaliados.

Como podemos ver, hay una relación no resuelta por la historiografía, entre el Instituto de España, las Reales Academias y el CSIC, dando lugar a confusiones intencionadas, y ninguneo generalizado de la legalidad republicana.

Ahora, lo que toca, es poner las cosas en su sitio, y modificar el artículo 62j de la Constitución de 1978, para decir que sí es cierto que provenían históricamente las Reales academias de la Ilustración, también es cierto, que hubo un periodo de ruptura, entre 1931-36, en donde, en aplicación de la legislación republicana, dejaron de existir. Luego, volverían con el franquismo, a recuperar su esencia borbónica, hasta hoy en día, en donde casi todas tienen en sus salones de actos el retrato del rey Felipe V, y demás símbolos monárquicos, como medallas, emblemas, etc. 

Un libro reconoce la vulneración de la legalidad republicana